viernes, 29 de abril de 2016

DANZA EN EL ANTIGUO EGIPTO I

La principal función de las bandas formadas por estos instrumentos,  era acompañar al difunto en su viaje hacia la tumba o tocar en fiestas de los ricos. En el caso de las ceremonias religiosas y procesiones, eran los sacerdotes los que tocaban instrumentos.
También podían tocar por placer. Normalmente el arpa, la lira, la guitarra y la chirimía (tocadas por ambos sexos), la flauta era tocada por hombres, y la pandereta y la darbuka eran tocadas por mujeres. A veces tocaban timbales (crótalos) o mazas cilíndricas para hacer percusión (badajos)
En las reuniones sociales, los músicos ocupaban el centro del salón y frecuentemente se acompañaban de bailarinas o bailarines. La música siempre iba unida a la danza, y se consideraban imprescindibles en cualquier fiesta.
Las primeras alusiones a la danza la vemos en vasijas predinásticas, donde aparecen mujeres danzando.
La danza en el Antiguo Egipto era una sucesión de poses y figuras, en las que los artistas eran hombres y mujeres, juntos o por separado, aunque se prefería la danza femenina por su elegancia. Bailaban a ritmos lentos, que favorecían estas posturas, y otras veces a ritmos rápidos de percusiones o crótalos y palmas. Algunas de las posturas eran semejantes al ballet clásico actual. Si nos fijamos en los registros en relieves, vemos también claramente algunos movimientos relacionados con la actual danza egipcia: caída de cadera (drop), movimientos circulares de cadera, y algunos acrobáticos como saltos o piruetas. La danza no distinguía entre baile y ejercicios gimnásticos
Los estudiosos han llegado a diferenciar seis tipos de danzas: religiosas, no religiosas, de banquetes, de harén, de combate y de la calle.
No era frecuente que las clases más altas interpretaran danzas. Era algo reservado al pueblo, que se ganaba el sustento bailando en las fiestas de los más adinerados. La música y la danza eran indispensables en estas fiestas. También era frecuente enseñar música y danza a los sirvientes de las casas, quienes así podían entretener en las fiestas familiares.
Los campesinos y las clases bajas, en sus propias celebraciones, realizaban danzas muy lejos de la elegancia, y más de pantomima o burla.
Las  bailarinas podían llevar túnicas, tocados y pelucas, o simplemente bailar desnudas con una tira atada a la cadera. Siempre lo hacían descalzas. Entre las danzas de las que se tiene noticia a través de las representaciones en las tumbas y templos.

Marta Pérez (Akesha)



martes, 26 de abril de 2016

Instrumentos musicales en el Antiguo Egipto

Por la propia naturaleza de los diversos instrumentos que utilizaron, por la afición que hacia este arte tenían, y lo metódico de sus procedimientos, es bastante lógico pensar que estudiaron el arte de la música con todo detenimiento.

En los principios de la música sólo se utilizaban instrumentos de percusión, por lo que ésta se componía sólo de ritmos y métrica. Estos instrumentos se utilizaban principalmente para controlar las plagas de las cosechas o invocar favores de la naturaleza como la fertilidad. . Las primeras flautas y chirimías (flautas dobles) fueron inventadas posteriormente, a base de tallitos de juntos. Algunas se han encontrado en enterramientos egipcios.

En el Imperio Antiguo, la música era principalmente religiosa, representada en forma de cánticos que los sacerdotes dedicaban a sus dioses. Los cantos se transmitían de forma oral, por lo que no han quedado evidencias escritas de los mismos. De los instrumentos más utilizados, no nos han llegado muchas piezas, pero sí representaciones en pinturas y relieves, e indudablemente guardan relación con algunos instrumentos mesopotámicos.

Del mismo modo, desde muy antiguo están representadas en estatuas  las  guitarras de tres cuerdas. Esto supone un gran avance, ya que para aprender a sacar sonido de este instrumento, hace falta un gran conocimiento científico. Antes aún se utilizaba el arpa y la lira, ya que es más fácil sacar sonidos de instrumentos con mayor número de  cuerdas.
Los músicos conocían la armonía de los instrumentos, de las voces y de las voces con instrumentos. Por tanto, y apoyándonos en las representaciones en relieves o pinturas, podemos afirmar que sus bandas estaban formadas por multitud de instrumentos musicales, además de el canto de un solista y un coro. Normalmente los coristas eran ciegos.

Entre estos instrumentos estaban:

CUERDA

-        Arpa (ben), de tamaños y decoraciones muy variadas a lo largo del tiempo. Una de las más antiguas se encontró en Gizah y riene más de 4000 años.
-        Liras, igualmente de forma y decoración muy variada. Se usaban como acompañamiento de la voz.
-        Guitarras de tres cuerdas, citadas anteriormente.

VIENTO

-        Flauta (seba) de caña
-        Flauta doble (met), también llamada chimirria. Con una caña para los sonidos graves y otra para los agudos.
-        Trompetas, sólo para ceremonias militares o religiosas.

PERCUSIÓN

-        Sonajeros
-        Panderetas
-        Varillas que chocaban entre sí
-        Sistros, instrumentos sagrados dedicados a la diosa Hathor.
-        Tambores tubulares (seben), que solían ir colgados al hombro para ser tocados en marcha.

-        Tambor con palillos, similar al actual.




Marta Pérez (Akesha)

sábado, 23 de abril de 2016

FUNCIONES DE LA MÚSICA EN EL ANTIGUO EGIPTO

Desde el principio de la historia de la humanidad, la música, en sus diferentes facetas, ha estado presente en la vida cotidiana, en las celebraciones y en rituales de todo tipo. Sería muy interesante estudiar la evolución de la música desde sus inicios, durante toda la historia, pero nos centraremos en la música en el Antiguo Egipto, donde la primera teoría musical se remonta a 3150 a.C.
Los egipcios eran muy aficionados a la música, cuyo estudio se basaba en principios científicos.
Según el historiador Diodoro, la música era muy cultivada por los sacerdotes egipcios, que tenían grandes conocimientos de ciencia. Según ellos, los orígenes de la música hay que buscarla en los dioses.
Vamos a ver las funciones de la música en el Antiguo Egipto:

1.- En primer lugar, para los egipcios, la música era la “fuerza creadora del universo”, por ello no dejaban nada al azar o a la improvisación, sino que buscaban la perfección, que favorecía la Maat, el equilibrio que regía sus vidas. Se trataba de una estrecha relación entre la cosmología de dioses y la música.
Por tanto, el músico estaba considerado un astrónomo, y era un personaje tan importante, que  en el Imperio Antiguo era el único artista que se enterraba en necrópolis reales. Pero esta costumbre fue desapareciendo posteriormente.
 Prueba de este interés es la amplia representación de músicos tocando variados instrumentos en tumbas y elementos de decoración, e incluso las representaciones de danza en las armas rituales.

2.- En los Templos, las lecturas diarias, se cree que podría recitarse de forma cantada, sirviendo la música de vehículo hacia los dioses. Además se efectuaban cantos y danzas dedicadas ellos, por grupos de cantantes y bailarinas. Especialmente destacaban los cultos a Hat-Hor, que era la diosa de la música y la danza, entre otros epítetos.

3.- La música era utilizada también para animar y marcar el ritmo de trabajo a los constructores.

4.- En el ámbito militar, la música era utilizada como forma de comunicación en el campo de batalla. 

Cabe destacar también la función terapéutica de la música. El signo jeroglífico que representaba la palabra "música"  (Ihy) era el mismo que representaba las palabras "alegría y bienestar".

 En algunos papiros médicos egipcios de 2600 años de antigüedad se habla de cánticos e interpretaciones musicales para curar diversas enfermedades o ayudar en los problemas de fertilidad femenina. Por ejemplo, en los papiros médicos de Kahum se hace referencia a la influencia beneficiosa de la música en el cuerpo humano.

Según autores griegos, los egipcios enseñaban música a otros pueblos, entre ellos al griego, siendo al parecer los músicos alejandrinos los más hábiles en su género. 

 Platón se refería a la música en el Antiguo Egipto como de gran utilidad por sus beneficiosos efectos sobre la mente de los jóvenes.  Aún hoy, es conocido el beneficio de la música para la salud y la mente.


Marta Pérez (Akesha)

jueves, 21 de abril de 2016

AL FIN SE HA PUBLICADO EL LIBRO "NEHEH"

Queridos soñadores, al fin ha visto la luz el libro que los administradores de Egiptodreams, Francisco Ramos León y Marta Pérez Torres, hemos escrito para que los niños se inicien en esta maravillosa cultura. De la mano de unos dioses, Neheh realizará un viaje fascinante por el Antiguo Egipto.
El libro es digital, podéis descargarlo de esta PAGINA.
Esperamos que os guste. Sed felices!!!!

martes, 12 de abril de 2016

No me puedo resistir...

No me puedo resistir... a publicar mi fotografía justo antes de entrar a la Tumba de Tutankhamon. Fue un viaje inolvidable.


lunes, 11 de abril de 2016

domingo, 10 de abril de 2016

El Antiguo Egipto en el CIne

Ayer sábado 9 de Abril, se celebró  un Encuentro sobre el Antiguo Egipto en el Cine,  en el Ateneo de Málaga, organizado por el MaF para el Festival de Cine de Málaga 2016, y dirigido por Mª Ángeles Pulido, en el que participaron un grupo de estudiosos del Antiguo Egipto, y donde el egiptólogo  José Miguel Parra presentó su nuevo libro "La vida cotidiana en el Antiguo Egipto".
El lleno fue total y la noche culminó en una agradable velada de cena, cine y egiptología.



jueves, 7 de abril de 2016

TUTANKHAMON DE UN VISTAZO

Y para terminar con la serie de posts sobre Tutankhamon, os dejo el enlace a mi conferencia que tuvo lugar  el día 15 de Julio de 2015 en el Museo del Patrimonio de Málaga. En ella cuento lo que he ido publicando en mis posts, y mucho más..... Espero que os guste.





Marta Pérez (Akesha)

miércoles, 6 de abril de 2016

EL ANTIGUO EGIPTO EN EL CINE (MaF)

Este sábado, en el Ateneo, tendrá lugar una interesante actividad, dentro de las programadas para el Festival de Cine de Málaga, en la que podréis conocer un poco más sobre la presencia del Antiguo Egipto en el cine desde sus comienzos. La directora del proyecto, Mª Ángeles Pulido, iniciará el evento, participando a continuación varios ponentes (en la foto) que analizarán distintos aspectos del tema. Por último, tendremos el honor de contar en el Encuentro con el egiptólogo José Miguel Parra. Entrada libre y gratuíta hasta completar aforo. Más información en el cartel anunciador.


De izquierda a derecha: Belén Casado, Mª Ángeles Pulido (directora), José Barroso,Alicia Fernández y Marta Pérez. Participa también Daniel Reguera.


lunes, 4 de abril de 2016

LAS AUTOPSIAS DE TUTANKHAMON

El 11 de noviembre de 1923 el Dr. Douglas E. Derry, Profesor de Anatomía de la Universidad de El Cairo, comenzó la autopsia de la momia. Con ellos estaban Carter, el fotógrafo Harry Burton  y varios invitados egipcios y europeos.
Una vez parafinadas las vendas, Derry dió un corte vertical desde la parte superior del tórax hasta los pies para dividir las capas de endurecidas vendas por la mitad y separarlas más fácilmente. La momia del Faraón constituyó una desilusión para los investigadores debido a su mal estado de conservación, precisamente por el exceso de ungüentos inapropiados que le habían puesto los embalsamadores.
El químico Lucas anotó que "el color negruzco de la momia era el resultado de alguna clase de combustión lenta y espontánea en la cual, casi con certeza, los cultivos de hongos habían desempeñado su papel". La carbonización había llegado hasta los huesos.
Entre las vendas de lino había un sinnúmero de joyas, amuletos, símbolos que producían un aislamiento mágico para proteger el cuerpo. Apareció un total de 143 de ellos.
Se pudo apreciar que aún no tenía fundidas la mayor parte de las metáfisis de los huesos largos lo que permitió establecer la edad en el momento de la muerte entre 18 y 19 años.
La extraña forma de la cabeza, advertida por Derry, era similar a la hallada en el cráneo de Amenhotep IV/Akenatón, lo que da como probable una relación de parentesco de los dos reyes.

En la tumba de Tutankhamón aparecieron en un armario dos pequeños ataúdes. Dentro de cada uno había otro recubierto por láminas de oro.
Y en el interior de éstos había pequeños fetos momificados. Uno medía 30 cm de longitud, muy bien conservado con su máscara facial. La otra momia fetal estaba peor conservada, medía 39.5 cm de longitud y no llevaba máscara.

Douglas Derry realizó la autopsia de las dos pequeñas momias en 1932. Una parecía una hembra de 25.75 cm de longitud con el cordón umbilical cortado a ras de la piel del abdomen. La otra momia midió 36.1 cm de longitud y parecía también de niña, sietemesina, en peor estado de conservación, aunque tenía cejas y pestañas, los ojos abiertos y había sido embalsamada con el cráneo relleno de telas empapadas en sal, y con una incisión pequeña en la región inguinal por la que se había introducido tela empapada también en sal.
Las radiografías tomadas por el equipo del Dr. Harrison mostraron en la segunda momia la llamada "Deformación de Sprengel", con la escápula derecha alta, espina bífida y escoliosis. Según este equipo, la edad era ya de un feto a término.
Se han considerado ambas como hijas de Tutankhamón. El estudio del DNA podría confirmarlo.

No vamos a extendernos más en este tema, sólo dar unas pinceladas sobre la autopsia realizada por el Dr. Boyer, el cual descubrió problemas graves de espalda en la momia del rey.

 También descubrió unos huesos sueltos dentro del cráneo, que le hizo pensar que murió de un golpe en la cabeza. Más tarde se demostró que esas roturas se produjeron durante el embalsamamiento o el desvendamiento de la momia.


El ministerio de Cultura egipcio encargó a un equipo de expertos realizar un completo examen a la momia, incluido un TAC, pruebas que se empezaron a realizar el 5 de enero de 2005.

En sus conclusiones, publicadas en un documento de cinco páginas, los expertos revelan que no han hallado señales de que el faraón muriera por un golpe en la nuca, como se sostenía hasta ahora. Además, destacan que Tutankhamon habría fallecido a los 19 años, y que los análisis de sus huesos confirman que gozaba de buena salud y atención médica, y que además recibió una buena alimentación durante su infancia.

Los expertos observaron que la espina dorsal tenía una posición anómala, pero descartan que el faraón sufriera algún tipo de enfermedad congénita, y se decantan por la opción de que la fractura se produjera o bien durante el embalsamamiento o bien tras ser descubierta la momia y manipulada.

Fotografía: Harry Burton


Marta Pérez (Akesha)