domingo, 28 de agosto de 2016

Entrevista con Kathleen Martínez sobre la tumba de Cleopatra

En el enlace podéis leer una interesante entrevista a la egiptología dominicana Kathleen Martínez sobre su búsqueda de los restos de Cleopatra:

ENTREVISTA

ARQUITECTURA DEL IMPERIO NUEVO. Características generales

ARQUITECTURA DEL IMPERIO NUEVO

La arquitectura del Antiguo Egipto tiene su mayor apogeo en el Imperio Nuevo, debido al buen momento económico y a las grandes conquistas del exterior.
Se caracteriza por la generalización del uso de la piedra en la construcción de templos, desapareciendo la madera.
Se introducen nuevos elementos arquitectónicos, como:
  • Nuevos tipos de columnas y pilastras: protodóricas, florales, papiriformes, cilíndricas, osiríacas o hathóricas.
  • Gola egipcia: moldura curva que decora los entablamientos de la arquitectura. Puede estar sobre las puertas y tener forma de disco solar.
  • Se empiezan a usar obeliscos.
Marta Pérez (Akesha)

miércoles, 24 de agosto de 2016

Arquitectura militar y civil en el Primer Período Intermedio y Reino Medio

Arquitectura militar y civil

Respecto a la arquitectura militar, se construyeron fortalezas de adobe, con sus torres y rodeadas de fosos, especialmente en Nubia. Se construyeron a lo largo del río, con lo cual se controlaba las mercancías y el tráfico de personas
Estas fortalezas nubias se dividen, según Barry Kemp en dos grupos:
  • Tipo de los llanos, construidas en riveras planas del Nilo, al norte de la segunda catarata. Es el caso de la fortaleza de Buhen.
  • Las construidas en la segunda catarata tras la anexión a Egipto de este territorio. Es el caso de la fortaleza de Shalfak, Semna, Mirgisa y Uronarti.
Por último, en lo que respecta a arquitectura civil, la mayoría la conocemos a través de descripciones literarias.
En general, nos consta que las casas tenían dos plantas, con la casa en el piso superior, y los almacenes en el inferior. Las casas de campo eran más complejas.
Como ejemplo de ciudad, se ha excavado Kahun, la ciudad de los trabajadores en tiempo de Sesostris. Se trata de una ciudad cuadrada, dividida en dos barrios diferenciados, uno de casas pequeñas para trabajadores, y otro de casas grandes para los funcionarios. Tenía un templo dedicado a Anubis y estaba rodeada por una muralla. Según los papiros, cuando se terminó de construir la pirámide del rey, la ciudad fue abandonada.

Marta Pérez (Egipto)

sábado, 20 de agosto de 2016

ARQUITECTURA FUNERARIA Y RELIGIOSA EN EL PRIMER PERÍODO INTERMEDIO Y REINO MEDIO

ARQUITECTURA EN EL PRIMER PERÍODO INTERMEDIO Y REINO MEDIO
Arquitectura funeraria y religiosa

En el primer período intermedio hay un empobrecimiento general de las construcciones, debido al desmembramiento de Egipto
Las tumbas reales eran pequeñas pirámides decoradas con los Textos de las Pirámides. Aunque los tres primeros reyes tebanos construyeron sus tumbas en Tebas, excavadas en la roca, y formadas por un patio porticado que daba acceso a la capilla funeraria y al pozo donde era enterrado el rey y su ajuar.
Las tumbas privadas son pequeñas, de adobe, donde se depositaba el sarcófago y el ajuar funerario. Otras veces se construían pequeños hipogeos en el desierto. Aunque los nobles se construían grandes hipogeos en las rocas.
En el Reino Medio se produjo gran actividad constructora, aunque nos han quedado pocos restos de sus templos.
Destaca el templo de Medinet Madi en El Fayum, con una sala hipóstila que daba acceso a tres capillas. Fue construido por Amenemhat II y IV.
La capilla blanca de Sesostris en Karnak, que fue desmontada en el Imperio Nuevo para ser utilizada como relleno de pilonos. Esta capilla está realizada en caliza blanca, y decorada con textos jeroglíficos.

Capilla blanca de Karnak

Muy importante es el Templo de Mentuhotep en Deir El Bahari, con dos terrazas, sobre las cuales debió existir una pirámide o estructura donde estaba la tumba del rey. Una calzada flanqueada por unos muros, llevaba desde el río hasta esta tumba.
Durante la dinastía XII, los reyes se construyen sus tumbas y templos funerarios en las zonas de Saqqara y el Fayum, resultando curioso que reyes de una misma dinastía lo hicieran en lugares tan distintos. Destacan las pirámides de Amenemhat I y Sesostris I en Lisht, la de Sesostris II en El Fayum, o las de Amenemhat II, Sesostris III o Amenemhat III en Dashur.
Como elemento común, casi todas estas pirámides tenían unos 104 metros de lado. Se trata de pirámides macizas, rellenas, y la cámara funeraria está bajo ella, excavada a base de pozos y galerías.
El complejo de Amenemhat I se construyó en la llanura de Lisht, junto con las tumbas de la familia real y los cortesanos del rey. La pirámide principal fue rodeada por un muro de piedra, fuera del cual se situaron el resto de las tumbas, el templo alto y, todo ello, rodado por una muralla de ladrillo. Las tumbas de cortesanos menos importantes estaban fuera de esta muralla.
El complejo de Sesostris I, en la misma zona, tenía como edificio principal, también, una pirámide. Presentaba novedades en su construcción que ahorraban tiempo y medios. Se trata de realizar unos muros de piedra en cruz y aspa, y unos muros secundarios, de forma que quedaran dieciséis espacios que serían rellenados con arena y piedras. Se remataba con caliza de Tura. Estaba rodeado de pequeños complejos funerarios, con pirámides de reinas y princesas. Todo el complejo estaba rodeado de un muro de ladrillo.
Amenemhat II construyó la pirámide roja en Dashur, con el mismo método del rey anterior.
Sesostris II volvió a El Fayum, y allí construyó su pirámide. Cambió la entrada de la cara norte a la sur, para evitar a los saqueadores. A su alrededor había otras tumbas, como la de la princesa Sat-Hathor-Iunut, de la que se encontró un gran ajuar funerario. El complejo estaba rodeado de un muro.
Sesostris III regresó a Dashur, imitando en lo posible a la construcción de Djoser en Saqqara.
Por último, Amenemhat III construyó dos complejos, en Dashur y en Hawara. De la pirámide de Dashur sólo quedan pequeños restos, ya que estaba hecha de ladrillo. Se hizo enterrar en Hawara, en una pirámide con un templo alto, al que Herodoto llamó Laberinto, pero que se ha perdido. El complejo estaba rodeado por una muralla.
Los nomarcas y funcionarios importantes se construyen grandes tumbas rupestres en el Alto y Medio Egipto. En Tebas se da un tipo especial de tumba rupestre, llamada tumba saff. Se entraba desde un patio, y su fachada estaba excavada en la roca. Se accedía por un pasillo a la cámara de culto y a la cámara funeraria.
Las más importantes son las de los príncipes de Assiut y Qua el-Kebir. Las de Beni Hassan fueron excavadas directamente en la roca.

Marta Pérez (Akesha) 

martes, 16 de agosto de 2016

Arquitectura civil en el Dinástico Temprano y en el Reino Antiguo

Arquitectura civil

En el Alto Egipto, tenemos referencia de ciudades como Abidos, Hieracómpolis, Edfú y Elefantina. Se trata de ciudades sin ningún trazado urbanístico, con estrechas calles y casas apiñadas. Estas ciudades tenían un templo solar, que era, al igual que templos posteriores, el centro de la actividad religiosa y económica. Fuera de las ciudades se encontraban las necrópolis.
En el Bajo Egipto, se conocen las ciudades de Bubastis y Mendes.
Paulatinamente, el Estado iba imponiendo un modelo urbanístico con calles rectas y que se cruzaban perpendicularmente.
Respecto a las casa, tenemos representaciones en relieves de las de las clases ricas, que tendrían muchas salas y habitaciones y un jardín con un estanque.

Marta Pérez (Akesha)

viernes, 12 de agosto de 2016

Arquitectura funeraria privada en el Dinástico Temprano y en el Reino Antiguo

Arquitectura funeraria privada

Las tumbas particulares eran, en un principio, fosas cubiertas por un túmulo de piedras y tierra. Rápidamente evolucionaron hasta las mastabas. Éstas se componían de una superestructura rectangular que, en sus primeras fases, estaba hecha de material de relleno, recubierta de adobes, pero que evolucionó hasta convertirse en un edificio de piedra.
En este edificio se encontraba la capilla, abierta al público para su culto. En su interior, la mesa de ofrendas y una estela de falsa puerta, que suponían que comunicaba al difunto con el exterior.
Junto a la capilla, estaba el serdab, donde se guardaba la estatua del difunto, y que sólo se veía por una ranura.
La otra parte de la tumba era un pozo vertical que llevaba a la cámara funeraria, en la que se depositaba al difunto y su ajuar funerario. Posteriormente era sellada para evitar el pillaje.
En la V dinastía se empiezan a decorar las mastabas con relieves coloreados y a realizarse de mayor tamaño, con más estancias para culto del difunto y sus familiares. El primero en usar este modelo fue Ptahchepses, casado con una hija de Niuserre y personaje importante en la corte. Fue ampliando y decorando su mastaba a lo largo de su vida. Mastabas que siguieron el mismo modelo fueron la de Nebet, Idut y Mereruka, entre otras.
.

Mastaba de Mereruka

El esquema de mastaba en esta dinastía quedaría de esta manera: un pórtico de entrada, salas con pilares, almacenes, varios serdab, nichos para estatuas, sala de ofrendas y falsa puerta. Estarían muy decoradas con relieves, inscripciones y estatuas del difunto.

Marta Pérez (Akesha)

lunes, 8 de agosto de 2016

Arquitectura Religiosa en el Dinástico Temprano y el Imperio Antiguo

Arquitectura religiosa

De los templos del Dinástico Temprano o del Imperio Antiguo tenemos pocas noticias.
En representaciones en otros monumentos, arece ser que estaban hechos de adobe y materiales muy ligeros, por lo que desaparecieron en poco tiempo.
Los únicos restos que pueden verse son los templos solares construidos por los faraones de la V dinastía.
Userkaf inventó un tipo nuevo de construcción, dedicado a su culto después de su muerte: el templo solar. Se trataba de un patio con un altar de sacrificios, detrás del cual habría un mástil con un disco solar. Fue construido en Abu Gorab.
También en Abu Gorab, copia del que debió haber en Heliópolis, Niuserre construyó el suyo. Se trata de un recinto al que se accedía por una rampa, que daba a una terraza, en la que había un recinto bordeado por un muro, pero abierto a la luz. En el patio interior se alzaba una especie de obelisco de piedra llamado benben, y es el primer obelisco del que tenemos noticia.

Marta Pérez (Akesha)

viernes, 5 de agosto de 2016

Arquitectura Real y Funeraria en el Dinástico Temprano y el Reino Antiguo

ARQUITECTURA EN EL DINÁSTICO TEMPRANO Y EN EL IMPERIO ANTIGUO
.
Arquitectura funeraria real

 Las primeras tumbas reales que se conservan son las mastabas. Se trata de una construcción formada por un nivel subterráneo, al que se llegaba a través de pozos verticales que, una vez introducido el difunto y su ajuar funerario, eran cegados. La otra parte de la mastaba era la superestructura que, en los primeros reyes es sólo un túmulo de tierra, para transformarse pronto en una edificación de planta rectangular con fachada de adobes.
El interior de la mastaba imitaba la casa familiar del difunto, y en ella la familia depositaba sus ofrendas. Solía estar decorada con relieves pintados y en una de sus habitaciones se colocaba la falsa puerta, lugar por donde el difunto podría salir y entrar a la mastaba, junto con una mesa de ofrendas.
Con el rey Djoser se produjo un cambio radical en la construcción de tumbas, construyéndose una pirámide escalonada, completamente de piedra, diseñada por su arquitecto Imhotep en Sakkara.
Se trata de un recinto funerario rodeado por una muralla de 10´5 metros de altura. En su interior hay un patio norte, con el templo funerario y el serdab, y un altar solar. En el centro está la pirámide escalonada, y distribuidos por el complejo diversas capillas y otras construcciones.
Respecto a la pirámide escalonada, en un primer momento pretendió ser una mastaba, posiblemente construida por Sanajt-Nebka. Se construyó en varias fases, ampliando primero la mastaba, y superponiendo escalones a la vez que se ampliaba el ancho de la pirámide. Primero se e le añadieron tres escalones, y posteriormente otros dos. La cámara funeraria está bajo la pirámide a unos 28 metros de profundidad.
EL rey Huni, de la III dinastía construyó la Falsa Pirámide de Médium, fuera de la necrópolis de Sakkara. Las teorías más modernas coinciden en que la empezó como pirámide escalonada y su sucesor, Seneferu, la transformó en una pirámide perfecta, que se habría derrumbado, quedando la estructura que se ve actualmente.
Este mismo faraón construiría dos pirámides en Dashur: La primera es la pirámide romboidal, de 105 metros de altura, y con un cambio de pendiente. La segunda es la pirámide Roja, de 104 metros , con escasa pendiente, que es donde fue enterrado el faraón.
Su sucesor, Kheops, construyó la Gran Pirámide , perfecta y enorme, de 146 metros de altura, en la Meseta de Gizah. En esta pirámide, la cámara sepulcral no está en el suelo, sino dentro de la pirámide. Además de la pirámide, los arquitectos construyeron el templo alto, el templo del valle, las barcas funerarias, las pirámides subsidiarias y la necrópolis de personajes importantes de su reinado.
Esta pirámide tiene dos cámaras funerarias, una inferior, aunque dentro de la pirámide, y otra superior, que es donde está el sarcófago del rey, y donde debió estar su momia.
Junto a ella, la Pirámide de Kefrén, de 143 metros de altura. De este rey también se conservan en Gizah el Templo alto y el Templo bajo, unidos por una calzada. Junto al templo bajo se halla la Esfinge , con cabeza humana y cuerpo de león, con nemes y ureus, que está tallada en la roca natural y que posiblemente represente al faraón Kefrén.
A continuación, la Pirámide de Menkaura, con 65 metros de altura, la más pequeña de las tres. Igual que en otros casos, junto a ella el templo alto y el templo bajo o templo del valle.
.


En la V dinastía, las pirámides se van haciendo cada vez más pequeñas y con materiales de menos calidad.
Son ejemplo la pirámide de Sahuré en Abusir, y las de Userkaf y Unas en Sakkara.
En la pirámide de Userkaf, de solo 50 metros de altura, se encontró el sarcófago de basalto vacío del rey. En su lado sur se construyó el Templo Funerario. La entrada estaba en el lado norte, y daba acceso a un corredor que llevaba a una antecámara y a la cámara funeraria. La pirámide está en muy mal estado, ya que se utilizaron peores medios para su construcción, que comenzó a desmoronarse en cuanto se le cayó el revestimiento de caliza de Tura.
La pirámide de Sahuré, hermano de Userkaf, está muy deteriorada ya que se ha utilizado como cantera para extraer materiales. Tenía 50 metros de altura, y se usó, como base para su construcción, la pirámide escalonada, y recubierta por una capa de sillares. Junto a ella estaba su templo funerario.
La pirámide de Unas, la más pequeña de todo el Reino Antiguo, y la primera de la que se tiene noticia que estuviera decorada con los Textos de las Pirámides. Al igual que la de Userkaf, su núcleo era escalonado, y estaba recubierta por una capa de caliza. En la cámara funeraria se halla un sarcófago de basalto. Su templo funerario está muy deteriorado.
Las pirámides de la VI dinastía, todas ellas iguales a la de Unas, están decoradas con los textos de las Pirámides, y todos sus templos funerarios están inspirados en los de la V dinastía.

Marta Pérez (Akesha)

martes, 2 de agosto de 2016

PINTURA EN EL IMPERIO NUEVO III: RAMÉSIDAS

RAMÉSIDAS

 

Tras el fascinante período de Amarna, y durante el corto espacio de tiempo que precedió al arte ramésida, se fue volviendo paulatinamente al estilo de principios del Imperio Nuevo.

 Ramsés I funda la dinastía XIX. A partir de ahí, Egipto comienza a crecer y adquirir poder, hasta convertirlo en la siguiente dinastía (XX) en una saga de guerreros y grandes constructores.

 Al principio de la época de Seti I se da un estilo elegante que vemos en pospilares policromados del palacio de verano de este rey, en Ezbet Helmi, y que sirvió como centro de la ciudad de Pi-Ramsés, construida por Ramsés II.

 La escuela tebana de pintura llena las tumbas de Tebas de imágenes religiosas y representaciones del difunto, muy adornado con trajes y joyas.

 Un ejemplo característico es la tumba de Nefertari, Gran Esposa Real de Ramsés II, en cuyas figuras puede observarse una amplia paleta de colores y tonos, matizada por sombreados y oscurecimiento de diversas zonas para dar relieve y sensación de vida.

 

Nefertari jugando al Senet. Detalle de su tumba.

 

En el caso de la cara de la reina, se oscurecen los labios y las mejillas, y se marcan la línea de los ojos. La pintura muestra algunos restos de la libertad y la estética de Amarna, aunque adaptándose.

 Otras manifestaciones pictóricas a destacar, se dan en las tumbas de Senedjem en Deir El Medina (TT1), la de Inerka (TT359) o de Nakhtamon (TT335)

 En el Valle de los Reyes, las tumbas están decoradas con gran refinamiento, representando escenas del difunto con los dioses, o incluso textos de libros funerarios: Amduat, de las Puertas, de las Cavernas, de la Tierra, del Día, de la noche, de la Vaca Celeste, la Letanía Solar y la creación del Disco solar. Las más bellas las encontramos en la KV9 (Ramsés V/VI), KV6 (Ramsés IX, aunque deteriorada) o la Tumba de Seti I, además de la citada de Nefertari en el Valle de las Reinas. Y un largo etcétera que sería casi imposible reseñar sin nombrarlas todas.

 


Escena Libro de las Puertas. Tumba de Ramsés VI



Escena Libro de las Cavernas. Tumba de Ramsés IX

Escena Libro de las Puertas. Tumba de Seti I




Escena Libro del Amduat

 

El Imperio Nuevo fue la época más prolífica en pintura, especialmente en la decoración de tumbas del Valle de los Reyes.

 También es destacable la producción de ostracas u ostracones, fragmentos de piedra o cerámica usados para hacer inscripciones, bocetos y dibujos. Aunque esta técnica se utilizó durante toda la historia de Egipto, el mayor número de descubrimientos de ostracas se ha realizado en Deir El Medina en este período. Los temas eran muy variados, desde simples bocetos o dibujos de rostros y animales, hasta representaciones satíricas o de fábulas.

 Marta Pérez (Akesha)

sábado, 30 de julio de 2016

PINTURA EN EL IMPERIO NUEVO II. AMARNA

AMARNA Y EL FINAL DE LA DINASTÍA XVIII

 

Amenhotep IV sube al poder, adorando a Aton, el disco solar, como único dios. Esto implica numerosos cambios a nivel religioso, político y social. Este cambio comenzó, lentamente, ya en el reinado de Amenhotep III, el cual iba rompiendo poco a poco con el arte tutmésida.

 

Amenhotep IV se centra en su nueva religión, el culto a su dios Atón, descuidando los problemas del país y la política exterior. Se aísla de todo creando su capital, Ajet-Atón, y se cambia el nombre por Ajenatón. Prohíbe el culto y las representaciones de otros dioses en todo el país.

 

Toda esta revolución se ve reflejada, lógicamente, en el arte, en el cual se introducen numerosas innovaciones. La transformación comenzó en Tebas, con una variación de los bustos del rey, continuando con el cambio en la representación de la figura humana en general, dejándose notar en las formas y poses de las mismas, más suavidad y relajación.

 

©Ajenaton. Museo de El Cairo.

 

El arte Amarna representa el presente, la vida, la energía… y todo ello inspirado por Atón, su único dios, que da la vida. Éste se representa en relieves y pinturas como un disco solar, cuyos rayos son largos brazos terminados en pequeñas manos que protegen a la familia real.

 

©Aton, Ajenaton y su familia. Museo de El Cairo

 

Los retratos se vuelven más naturalistas y reflexivos, intentando representar la realidad tal y como es. Los cuerpos son representados sin l idealismo anterior, exagerando los rasgos físicos, fueran bellos o deformes. "El arte entra en la vida espiritual de los personajes…" (Francisco Presedo).

 

Los restos pictóricos están llenos de vida, de movimiento, de humanidad. La composición resulta algo anárquica, libre respecto a los cánones anteriores.

 

Tanto en relieves como en pinturas se dan unas características que difieren del arte de períodos anteriores, como son:

 

- Representación de la lateralidad: ambos manos y pies, diferenciando el derecho del izquierdo.


- Representación completa de los personajes que están en primer plano, y sólo los contornos de los que están detrás, dando mayor sensación de perspectiva.


- Sensación de movimiento en las figuras, mediante representación de detalles aparentemente movidos por el viento.

 

En el Palacio Real se han encontrado preciosos azulejos vidriados, pintados son escenas de pájaros y plantas, características de este período. Numerosas representaciones de la naturaleza han sido halladas en las ruinas de Akhet-Atón.

 

©Suelo de Palacio de Amarna. Museo de El Cairo.

 

El ejemplo más claro de este naturalismo lo tenemos en la habitación verde, del palacio septentrional de la ciudad, donde abundan pinturas de aves, y vegetación con un realismo inusual.

 

Puede considerarse la "obra maestra de la vida animal y vegetal" (Stevenson Smith. "Arte y arquitectura en el Antiguo Egipto").

 

También tema característico de la época, es la imagen de la familia real en palacios, tumbas y templos. Se representaba al rey con su familia (esposa e hijas), adorando a Aton. Eran escenas tiernas y realistas que acercaban al faraón al pueblo.

 MArta Pérez (Akesha)

miércoles, 27 de julio de 2016

PINTURA EN EL IMPERIO NUEVO EN EGIPTO I

LA PINTURA EN EL IMPERIO NUEVO EN EGIPTO

PRINCIPIO DE LA DINASTÍA XVIII

 

Con la dinastía XVIII empieza el Imperio Nuevo, la época más importante y gloriosa de la historia de Egipto. Su comienzo está marcado por la expulsión de los hicsos y la reunificación del país. Es el apogeo de la política exterior e interior. Se realizan numerosas obras arquitectónicas y artísticas.

 

En pintura se continúa con las mismas normas básicas de los períodos anteriores. La pintura y el relieve decoran los muros de los templos y tumbas, narrando la vida del país.

 

Los temas en las tumbas pasan a ser escenas de ofrendas exclusivamente, a representar también escenas de fiestas, expediciones, escenas relacionadas con los dioses, escenas de la vida cotidiana o facetas de la vida personal del difunto.

 

Empiezan con representaciones planas y rígidas, aunque a partir de Hatshepsut comienzan a estilizarse, y a aparecer más variedad en los grupos.

 

©Pintura Templo Hatshepsut

 

En Este periodo, aumenta la paleta de colores utilizada. Aparecen mas fundidos entre sí, por la cantidad de pequeñas pinceladas que representan texturas, llegando a aparecer al final de la dinastía como un punteado.

 

Se utilizan sombreados o intensificación de colores en algunas zonas de la pintura para dar sensación de relieve y profundidad. En otras zonas se usa el tono sobre todo y los efectos de transparencias.

 

Las representaciones están cargadas de fuerza. Personas y animales dan sensación de estar vivos y moverse.

 

A medida que avanza el período, van cambiando los estilos y las formas hasta otro mas elaborado aún. La pintura se vuelve más impresionista, incluyendo más líneas curvas y dando mayor sensación de movimiento.

 

Destacamos las siguientes representaciones:


- Tumba de Nebamon: el banquete, la caza.

 

Escena del Banquete. Tumba de Nebamon

 


- Tumba de Sennefer: la viña.


- Tumba de Rejmira: el banquete, los tributos.


- Tumba de Userhat: los barberos.


- Tumba de Nankt: la bella fiesta del valle, la vida en los campos, el pisado de la uva.


- Tumba de Menna: escenas agrícolas.

 

Fragmento de escena agrícola. Tumba de Menna

 

Se incluyen en las tumbas de los nobles, como novedad, pinturas sobre las exequias, como traslado del difunto, ofrendas y plañideras. En los templos se representan cada vez más escenas bélicas. En las tumbas reales aparecen nuevos textos funerarios, como el Libro del Amduat y el Libro de las Puertas.

 Marta Pérez (Akesha)

domingo, 24 de julio de 2016

LA PINTURA EN EL SEGUNDO PERÍODO INTERMEDIO EN EGIPTO

LA PINTURA EN EL SEGUNDO PERÍODO INTERMEDIO EN EGIPTO

 

Tras el corto período de reinado de Amenemhat IV comienza el segundo período intermedio, caracterizado por una vuelta a la sociedad feudal que duraría algo más de 200 años.

Es una etapa en que los reyes se suceden tras cortos períodos de reinado, llegando incluso a tener dos dinastías de asiáticos, que serían expulsados por los príncipes tebanos.

Se producen revueltas sociales. Es un período oscuro, del que apenas nos ha llegado nada, debido a la destrucción de obras que se llevó a cabo contra los hicsos (asiáticos en el poder).

Tan solo se han descubierto unas pocas pinturas murales en Avaris, que no siguen los cánones egipcios, sino más bien las normas griegas.


Marta Pérez (Akesha)

jueves, 21 de julio de 2016

LA PINTURA EN EL REINO MEDIO EN EGIPTO

LA PINTURA EN EL REINO MEDIO EN EGIPTO

Con el reinado de Amenemhat I (1991-1961 a.C.), comienza a volverse a la prosperidad de años anteriores.

Paulatinamente se va recuperando el orden social, el poder se va centralizando de nuevo en el rey, el ejército se va fortaleciendo y se comienzan a hacer nuevas conquistas, como Nubia. Se recupera la economía y se vuelve a la construcción y al comercio exterior.

Aunque sólo se trata de una dinastía (XII), supuso un cambio en el arte, con una vuelta al estilo antiguo.

 

Amenemhat I

(Imagen tomada de historiarte.net)

No se logró identificar al faraón con los dioses, pero se comenzaban a representar en él mismo plano, acogiendo éstos al rey como si fuera hijo suyo.

Representan escenas de reunificación del Alto y el Bajo Egipto, tras la conquista del país por parte de Mentuhotep II al final del período anterior. Otros temas representados son las escenas de luchadores, danzas y juegos de muchachas, y representaciones funerarias varias.

 

©Estatua de Mentuhotep II

Museo Egipcio de El Cairo

 

Se observa un importante avance en el estilo, volviendo al detalle y al naturalismo del Imperio Antiguo.

Respecto al color, se produce una fusión entre los tonos suaves del período citado, y los colores vibrantes del primer período intermedio, con lo que gana en viveza sin perder ese toque natural.

También sigue adelante el uso de pinturas o relieves pintados, en las tumbas y capillas funerarias, dado que eran más económicas, Hay numerosas representaciones en las tumbas de Meir, Deir El-Bersha y Beni Hassan, apareciendo las más hermosas en esta última.

Como representación muy curiosa de este período, obra maestra del Imperio Medio, tenemos la pintura de los antílopes en la tumba de Khunmhotep III, en Beni Hassan.

 

Pintura en tumba de Khnumhotep

 

Tiene una gran perspectiva apoyada, en primer lugar en la posición de las personas y animales en planos bien diferenciados:
1. El antílope que está tumbado, y el hombre que está de rodillas.
2. El antílope que está de pie.
3. El hombre que está de pie.

Es muy curiosa e inusual la posición de la espalda del pastor que está de pie, con una curvatura en los hombros hacia atrás y un estrechamiento en la espalda que dan sensación de fuerza, y aún más sensación de perspectiva.

El pastor que está de pie, parece tener esa curvatura al revés, hacia delante.


Marta Pérez (Akesha)

 

sábado, 11 de junio de 2016

LA PINTURA EN EL PRIMER PERÍODO INTERMEDIO EN EGIPTO

LA PINTURA EN EL PRIMER PERÍODO INTERMEDIO EN EGIPTO

El primer período intermedio se inicia con la muerte de Pepi II sin sucesión clara, los problemas entre la corte y los comarcas y los problemas económicos que hicieron que se parara de construir provocando desempleo.

Todo esto provoca crisis sociales, revueltas y una disminución total de poder del rey que desemboca en anarquía.

En el caso de la pintura, se da sobre todo en tumbas provinciales. Se trata de obras muy espontáneas, la mayoría de ellas bastante esquematizadas y con menor detalle que en el imperio antiguo. Se pierde naturalidad y los colores son más chillones y artificiales. Los templos y las tumbas se decoran con pinturas planas y relieves deformes.

Como ejemplos representativos en tumbas tenemos las escenas agrícolas de la tumba de Djar o la primitiva representación de los guerreros nubios en la tumba de Setka.

Otro tipo de pintura muy utilizada fue la decoración del interior de los sarcófagos, en colores planos y exageradamente vivos.

 

martes, 7 de junio de 2016

PINTURA PROTODINÁSTICA Y TINITA EN EL ANTIGUO EGIPTO

PINTURA PROTODINÁSTICA Y TINITA EN EL ANTIGUO EGIPTO

 

La transición de la prehistoria a las primeras dinastías se denomina período protodinástico.

La primera dinastía fue llamada Tinita, porque sus reyes venían de Tinis. Las dos siguientes dinastías formaron lo que conocemos como "Primer Imperio".

 

La base del arte egipcio es principalmente religiosa, y en estas primeras dinastías se crean obras de todo tipo: cerámicas, estelas, estatuas, tumbas… Son característicos los relieves o piedras de nichos pintadas.

 

Comienzan a surgir los primeros cánones que acompañarán al arte egipcio durante toda su historia:

 

- se empiezan a utilizar los registros en pinturas y relieves,


- las representaciones humanas ya se harán mezclando el plano frontal con el de perfil, con el fin de representar el máximo número de partes del sujeto, para no privarlo de ninguna de ellas en el más allá.

 

Respecto al color, además de los rojos, amarillos y negros usados en el Predinástico, se empiezan a utilizar el verde y el azul.

 

De esta época data uno de los primeros documentos históricos, una pequeña plaquita de marfil, de la primera dinastía con el dibujo del rey Den derrotando a los asiáticos, en la que hay una inscripción que corrobora esta afirmación.: "Primera vez que se derrota al Este". Den fue hijo de Uadyi y Merneit. Según J.Padró (Historia del Egipto faraónico): Den fue el primer monarca en usar el título de "Rey del Alto y Bajo Egipto".

 

 

UNA EXPLICACIÓN INTERESANTE

 

Jacques Pirenne, en su Historia del Antiguo Egipto, elabora una curiosa hipótesis que comentamos y resumimos a continuación, y que, aunque los temas tratados en ella no son exclusivos de la Pintura, creemos que son comentarios muy esclarecedores que nos ayudan a entender muchas cosas en el Arte del Antiguo Egipto.

 

"De esta época son las paletas de Narmer-Menes, cuyo diseño aparecen bruscamente como contraposición a los diseños sencillos y planos de las paletas del protodinástico. Momento en que el rey del Alto Egipto ha conquistado el Delta. "
En esta época surgen paletas mucho más elaboradas que las anteriores, p.ej. la de Narmer.

 

© Paleta de Narmer. Museo del Cairo

 

Dice Pirenne : " Entre estas paletas y los balbuceos artísticos que las preceden no hay nada en común. De pronto, en lugar de los dibujos lineales que representaban seres humanos como lo harían los niños, aparece el verdadero arte de la escultura. Los personajes de la paleta de Narmer son perfectamente proporcionados, sus movimientos llenos de vida y el modelado del cuerpo indican un profundo conocimiento técnico. Por otra parte, también aparece un cuidadoso sentido de la composición".

 

 

"Entre las pinturas primitivas de Hierakómpolis y las numerosas paletas o mazas de la época de Narmer, parece que no hay otra relación que la influencia mesopotámica que se revela en los grupos de T-100 ( p.ej. El señor de las bestias, esta observación es nuestra y se refiera a la persona que, de pié sostiene a dos leones por el cuello, motivo al parecer mesopotámico(*) ) y los animales con cuello largo representados en las paletas".

 

"Existe aparentemente un vacío. De un lado, un arte aún próximo a los primitivos, de otro, un arte que se revela como el origen directo del estilo egipcio clásico. La perspectiva que conservará el arte egipcio aparece ya constituída: ""el ojo de frente sobre la cara de perfil, las espaldas rebajadas, los dos pies con el dedo gordo a la derecha. Existe ya el canon que caracterizará la escultura de la época menfita: una misma línea atraviesa la mitas de la cabeza, la mitad del tronco, roza la rodilla que se halla hacia atrás y cae a igual distancia de los dos talones"" (s. F.Petrie).

 

"Pero los personajes representados en estas paletas difieren notablemente de lo que serán los egipcios del Imperio Antiguo. El rey lleva una cola de animal a la cintura y en algunas paletas los guerreros se adornan la cabeza con plumas. Las armas son las mismas que en los dibujos predinásticos".

 

"Es como si los hombres del Sur, los mismos que aparecen en las tumbas de Nekhen, se hallasen representados de pronto sobre monumentos de un arte incomparablemente superior al que ellos conocían."

 

La explicación ,según J.Pirenne : "Es bastante simple: El Norte de Egipto, cuya civilización era mucho más avanzada que la del Sur, debía conocer también un arte mucho más maduro. Apenas conquistado el Norte por el rey del Sur, éste se hizo representar por los escultores del Norte. Esta explicación se confirma por la misma paleta de Narmer: el rey, tocado con la corona blanca del Sur, destruye a sus enemigos del Norte; pero, revestido también con la corona roja del Norte, hace su entrada triunfal en una ciudad conquistada (¿Damanhur = Metelis?) cuyos mandatarios ("diez hombres") yacen decapitados ante él". Los "diez hombres" constituyen el gobierno de la ciudad, son los diez magistrados que solían regir las ciudades.

 

(*) El motivo del Señor de las bestias, que también aparece en el puño del cuchillo de Gebel el Arak, parece de procedencia o inspiración mesopotámica. Está documentado (ver J.Padró, Historia del Egipto faraónico) que la civilización de Nagada II se extendió por el Egipto Medio hasta entrar en contacto al Norte con la cultura de Maadi-Buto. Esta cultura tuvo una especial relación comercial, tanto terrestre como por mar, con Palestina y Mesopotamia. A mediados del Cuarto Milenio fueron especialmente importantes sus intercambios, en concreto los que hubo entre las ciudades de Uruk (Mesopotamia) y Buto en el Delta.


Marta Pérez (Akesha) 

viernes, 3 de junio de 2016

COMENTARIO A LA PINTURA DE LA TUMBA 100 DE HIERAKÓMPOLIS

COMENTARIO A LA PINTURA DE LA TUMBA 100 DE HIERAKÓMPOLIS

 

Pintura procedente de una tumba, de dueño desconocido, en Hierakómpolis, al sur de Luxor; datada en el 3300 a.C. (Período Naqada IIc), descubierta en el S.XIX. Se la denominó con el nº 100.


La pintura está poco lograda y con motivos similares a los realizados en vasijas anteriores, efectuados sobre línea roja y sobre color amarillo. Es una pintura de carácter plano donde se comienzan a apreciar varias de las características que serán propias en el arte egipcio como son la frontalidad y la bidimensionalidad (falta de perspectiva y profundidad).


La interpretación de la misma da pié a varias teorías: batalla naval, desfile funerario, escena de caza, etc. incluso se ha llegado a ver, sobre la nave principal, a dos plañideras.


Proponemos una visión más integrada, interpretamos que la escena simplemente representa una expedición por el río con todas sus peripecias, como podrían darse en una aventura semejante:


Se trataría de una expedición naval (supuestamente ¿aguas arriba? por el Nilo) en embarcaciones: una oscura y de popa alta de tamaño más pequeño, con cabina, que podría ser la del comandante de la expedición. El resto de los navíos son de color claro, todos poseen cabinas cuadradas y espacios y soportes para transportar aparamenta. Significativamente una de las embarcaciones apunta su proa hacia la izquierda mientras que el resto lo hace al lado contrario (llamaremos a este barco "nave A").


La imagen podría representar las variadas vicisitudes de la expedición una vez llegados a la zona deseada de desembarco: las naves, vacías de personal (excepto la "A") con todos sus integrantes dedicados a labores diversas. Podría decirse que una vez desembarcados unos se dedican al ojeo de animales, otros a colocar los cepos donde serán capturados, otros al pastoreo conduciendo al rebaño a su lugar de captura, mientras que otros se enfrentarían a los posibles indígenas de la zona, que razonablemente los tomarían como enemigos.


En resumen mientras unos tripulantes cazan y capturan las diversas presas (herbívoros, fieras, aves, etc.) otros defenderían el establecimiento (campamento, las naves), otros cargarían los barcos, que como el "A" lleno ya de mercancías inicia el camino de vuelta.

 

Según algunas interpretaciones, en la parte superior vemos al comandante o jefe, representado con el ojo de Horus sobre él. Nosotros interpretamos que dicho comandante no tiene ningun "ojo de Horus" sobre él, sino que es un simple ojeador que espanta a los cérvidos hacia la izquierda, y lo que se interpreta como el "simbolo de poder" (comandante) es simplemente el cuerpo de un pobre pato del que se ha borrado la cabeza.


Esta embarcación posee varios detalles interesantes:

1.- Es la única que tiene timonel, además en actitud de acción( ni mucho menos su postura es estática).


2.- Las estructuras de la nave están llenas de cosas apiladas (supuestamente mercancías).


3.- Es la única con la proa a la izquierda, supuestamente la dirección de la llegada lo que indicaría retorno al hogar (punto de partida).


Dado el bajo detalle y la poca "capacidad expresiva" de esta pintura podría interpretarse que los personajes no estuvieran en la nave "A" sino que el jefe y los dos "sobre" el barco estuviesen en tierra conduciendo a la manada de cérvidos hacia algún lugar de captura, cosa que no sería de extrañar en el ámbito de una expedición de caza, motivo que se repite otras veces en esta pintura. Véase la escena superior derecha donde varios hombres pastorean herbívoros (caballos) con ayuda de perros y, con lo que podrían ser, fieras amaestradas. Obsérvese los perros, que inciden sobre los cérvidos, y el animal (fiera amaestrada) que azuzada por el personaje de la esquina derecha va contra los caballos como un perro pastor.


Más abajo un personaje parece ayudar al pastoreo (también podría tratarse de un cazador de aves con un boomerang en la mano).

Arriba a la izquierda, hay otra escena de caza, dá la impresión de que el personaje está ahuyentando a las bestias hacia los cepos inmediatamente debajo, o bien solo está en actitud defensiva ante su ataque.


Como puede verse un poco más abajo y a la derecha (bajo los dos primeros barcos) hay representado un cepo o trampa con cuatro animales tipo gacela, o similar, atrapados o sujetas las patas en él. A su derecha abajo continúa la escena de caza, una pareja parece golpear a un tipo de animal que pasa entre ellos (algunos lo consideran una escena de lucha entre los dos), incluso podría pensarse que el personaje agachado de la izquierda está desollando al animal. A su derecha un personaje blanco junto a uno negro, caído en el suelo, lo mismo parece atacarle que prestarle ayuda (guerra en el primer caso, accidente de caza el 2º). Más a la derecha tres figuras sentadas parecen tocar instrumentos ¿músicos? ¿ojeadores espantando animales?.


Un dato más, da la impresión (por la baja definición del dibujo en ciertos aspectos) que la posible expedición sería aguas arriba de la ciudad de partida de la misma. Sobre la caseta de proa de casi todas las embarcaciones se aprecia lo que parece un pequeño mástil con vergas. No se ven velas pues se suponen que están fondeados. En el barco "A" no se aprecia mástil alguno, (acaso no sería importante el destacarlo dado que la vuelta casa es lo principal a reflejar, además de ser a favor de la corriente?).


En la zona inferior izquierda parece darse la más clara escena de lucha, al tiempo que se denota lo que será un importante símbolo de poder y dominación de los futuros faraones sobre el enemigo: Un personaje parece amenazar con una maza a tres personajes mas pequeños (menos importante = enemigos) a sus pies (o casi) en presencia de dos personas más, armadas también con mazas, que parecen estar algo más expectantes que amenazadores.


También es singular la imagen a la derecha de este grupo del "domador de animales": un hombre entre lo que parecen ser dos leones rampantes. Esta imagen, característica, se repetirá abundantemente con posterioridad en la región mesopotámica, y que,o bien, denota familiaridad, domesticación, dominio sobre las bestias… o simplemente que el personaje sostiene como puede el ataque de las fieras.

En conjunto, interpretamos esta imagen como un relato cotidiano, de lo que puede ser una expedición usual, narrada de manera sencilla pero muy indicativa, dados los medios expresivos de la incipiente pintura egipcia. Nos cabe a nosotros interpretar lo que el anónimo artista quiso expresar, pero dado lo práctico del espíritu egipcio y dada también la preocupación de trasladar a sus monumentos funerarios las escenas de la vida diaria, es por lo que pensamos que simplemEnte representa eso: una expedición de caza , narrada con todos sus detalles.

Sebet

©Pintura procedente de Hieracompolis
Museo egipcio de El Cairo.

lunes, 30 de mayo de 2016

PINTURA PREDINÁSTICA EN EL ANTIGUO EGIPTO

PINTURA PREDINÁSTICA EN EL ANTIGUO EGIPTO

 

Las primeras manifestaciones pictóricas en el Antiguo Egipto comienzan a darse en el 7000 a.C., aunque hablamos de arte predinástico a partir del Cuarto Milenio a.C. Se trata de dibujos muy simples, con figuras geométricas, hechos sobre roca. También hay dibujos incisos sobre cerámica con relleno de pasta blanca. De una manera o de otra, el artista habría de haber dibujado, antes, sobre la superficie a tratar el dibujo correspondiente. Podría decirse que ésta sería una primera forma de pintura.


Se comienza con una pintura más figurativa, representando escenas de caza y de ganado en general.


En esta época aparecen las paletas de afeites, que son placas donde se disuelve el polvo verde de malaquita que constituía la pintura para los ojos. Estas paletas son de forma rectangular.

En esos primeros momentos, hablamos de dos épocas diferentes: Amraciense o Nagada y Gerzeense o Nagada II.


La pintura egipcia más antigua aparece en la cerámica de Nagada . En el Amraciense (de El Amrah,cerca de Abydos, zona meridional media del Alto Egipto) (4.000-3.500 AC.), se producía ya un tipo de cerámica rojiza, que era decorada con pintura en color blanco (trazos de barniz blanco:claro sobre oscuro), con motivos geométricos mayormente, representaciones humanas muy simplistas (se las pinta como simples monigotes), vegetales y animales (elefantes, leones, hipopótamos, cocodrilos…).


Las figuras están dibujadas con trazos muy rígidos, que recuerdan a las incisiones de la cerámica. Las paletas de afeites adquieren una forma romboidal.

En el Gerzeense (3.500-3.000 a.C.), se fabricaban vasijas de cerámica de arcilla fina mezclada con arena, muy decoradas. El color amarillento de la vasija contrastaba con las pinturas en colores rojizos (oscuro sobre claro), predominando líneas y dibujos geométricos: ondas, espirales, manchas imitando moteados,…etc.


En el Gerzeense tardío, se introdujeron las escenas cotidianas con representaciones humanas, animales y vegetales, pero sobre todo barcos. Hay escenas con figuras, barcos de muchos remos con sus tripulantes, cabinas y con estandartes. Los animales a veces estan representados en hileras: avestruces, gacelas y otros animales de estepa, en contraposición a pinturas anteriores, donde predominaban los animales de la zona fluvial.

De esta época es característica la pintura mural de la Tumba 100 de Hieracómpolis. En esta tumba además de los trazos utilizados para dibujar, se aprovecha la superficie para pintar (de barro con un recubrimiento blanquecino) para proporcionar más riqueza a la pintura, pues además del color ocre utilizado, se refuerzan los dibujos hechos con pintura negra que contrastan con el blanco del fondo.


También de esta época es un trozo de tela de lino pintado, hallado en la Necrópolis de Gebelein, y que actualmente se halla en el Museo de Turín, cuyo dibujo representa un barco con remeros. Si prescindimos de la pared, de la cerámica o de la piedra (en los bajorrelieves) como soportes habituales de este arte pictórico podríamos considerar "este lienzo" como la primera pintura de la Historia del Arte.

"Todos estos trazados sobre rocas, las pinturas de la Tumba 100 de la Necrópolis de Nekhen (Hierakómpolis) y la cerámica pintada son los inicios de un arte, aún muy primitivo, pero donde puede ya observarse cierto sentido de movimiento y esa elegancia que se definirá más tarde como uno de los rasgos distintivos del Arte Egipcio". (J.Pirenne).

 

©Pintura procedente de Hieracompolis
Museo egipcio de El Cairo.

Marta Pérez (Akesha)

jueves, 26 de mayo de 2016

Pintura en el Antiguo Egipto

CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LA PINTURA EN EL ANTIGUO EGIPTO.

La pintura egipcia nace hacia el 4.000 a.C., con la decoración de cerámicas, con dibujos y motivos muy simples, realizados en colores terrosos naturales.

La pintura egipcia primitiva, es muy parecida al resto de pinturas rupestres, siendo figuras flotantes sin perspectiva ni demarcaciones. Tanto en ésta como en el resto de las artes, los egipcios supieron crear un estilo propio que se conservaría a lo largo de toda su historia.

 

©Vasijas decoradas de arcilla pintada. Museo Egipcio. El Cairo.

En un principio, la mayoría de las obras se centraban en el ámbito funerario, con el fin de ayudar al difunto en su viaje al más allá. Se utilizó también en tumbas civiles, ya que la pintura era considerablemente más barata que el relieve o la escultura.

Dentro de las pinturas murales era común utilizar dos métodos de preparación. En ambos se preparaba la pared del mismo modo, aplicando una capa de barro y paja, sobre la cual, una vez compacta, se extendía otra capa de yeso. Sobre ésta se podía pintar con alguno de estos dos métodos:

 

a- fresco secco, aplicada sobre yeso seco,


b- buon fresco, aplicado sobre yeso húmedo.

 

El método para realizar los dibujos, se basaba en la ejecución de líneas guía o cuadrículas, representando la figura humana, según su regla de proporción, en la cual ésta ocupaba dieciocho cuadrículas si estaba de pie, y catorce si estaba sentada, sin contar la peluca o adornos de la cabeza. Durante la dinastía saíta, la proporción cambió, ocupando a figura humana veinticuatro cuadrículas y un cuarto.

 

Cuadriculado de tablilla de madera. Dinastía XVIII. British Musseum. Londres.


La aplicación de la pintura se realizaba pintando los contornos en ocre rojo, y coloreando el fondo en amarillento o blanco. A continuación se recubría la superficie de los personajes con colores vivos, aunque planos, sin mezcla, ni sombras.Los colores utilizados en pintura eran los siguientes:

 

Azul, representado por el Nilo, se usaba para el cielo, el agua y la noche.

Verde, símbolo de la fecundidad y la vegetación, color con que se representaba al dios Osiris, y era utilizado para representar la naturaleza y motivos vegetales.

Blanco, usado como fondo para los dibujos, para colorear la ropa, la corona blanca, y para representar el pan.

Rojo, representado por el dios Set, se usaba para la corona roja, la piel masculina, la cerámica, la madera, y para el desierto.

Amarillo, representado por el sol, usado para el oro y la piel femenina.

Negro, color de la fertilidad, representado por el limo del Nilo. Se usaba para pintar los cabellos y los ojos.


Respecto a los temas utilizados, son muy variados, dependiendo de la finalidad de la obra y del período a que se refiera. Pero, en líneas generales, los temas más frecuentes fueron los siguientes:

 

Motivos geométricos, que se representaban en las primeras vasijas, y posteriormente, en los frisos de pinturas de tumbas.

 

©Techo del templo de Hatshepsut


Motivos religiosos, en los que se representaban a los dioses, y frecuentemente, al faraón en actitud de ofrenda hacia ellos.


©Pintura sobre relieve en el Templo de Seti I

Motivos históricos, especialmente en los templos, en que se narraban batallas y otros hechos históricos relevantes en la vida del faraón. Gracias a estas pinturas, nos han llegado numerosos relatos que aportan luz a diversos episodios de la historia de Egipto.

 


©Pintura de Hieracompolis. Museo Egipcio de El Cairo

Escenas de la vida cotidiana, representadas en edificios y tumbas civiles, que nos aportan documentación sobre usos y costumbres. Representan trabajos de campesinos, artesanos, artistas, y escenas de caza y pesca, que resultan bastante realistas.

 

Motivos de la naturaleza, ya sean vegetales o animales. Lotos, palmeras, papiro, peces, aves, hipopótamos…diversas representaciones que nos ayudan a conocer cómo era la flora y la fauna del Antiguo Egipto.


©Friso de las ocas. Museo Egipcio de El Cairo.

 

Escenas funerarias, representadas en tumbas, con tres temáticas principales: almacenamiento y clasificación de alimentos, posesiones del difunto para el más allá y textos jeroglíficos de apoyo sobre el Libro de los Muertos.

 

Respecto a los principios o características principales del arte en el Antiguo Egipto, éstos estuvieron inalterados durante toda su historia. Se consideran cuatro principios básicos, aunque también se tenían en cuenta otras características secundarias:

- Representación bidimensional: las pinturas, incluso la sensación que daba el color, eran planas, en dos dimensiones, sin sombras, sin dar sensación de relieve, lo cual no restaba belleza a las obras.


- Frontalidad: las representaciones se hacían vistas de frente, aunque en el caso de la figura humana, la cabeza, pies, manos y senos se representaban de perfil, el ombligo de tres cuartos, y el resto del cuerpo de frente.


- Falta de perspectiva: la única forma de suplir la falta de perspectiva, era representando las pinturas en líneas horizontales, dividiendo la escena en registros, con el fin de secuenciarla. También se utilizaba la representación de figuras en distintos tamaños, o bien para dar sensación de perspectiva, o dependiendo de la importancia del personaje. Las líneas superiores representaban el fondo, y las inferiores, los primeros planos.


- Horizontalidad: se aplicaba a todo el conjunto, pudiendo representar así la verticalidad de ciertos conjuntos decorativos.


- Además de los cuatro principios anteriores, en las pinturas no se representaba el movimiento, se trataba de imágenes estáticas.


- En el caso de figuras humanas, se pintaban idealizados, y siempre jóvenes.

Para los antiguos egipcios, lo importante era su visión de la realidad, intemporal, sin cambios, sin influencias del exterior. Por ello somos capaces de reconocer la pintura del Antiguo Egipto y sus características, entre el resto de representaciones pictográficas de cualquier época, lugar o corriente estilística.

 

Marta Pérez (Akesha)

viernes, 6 de mayo de 2016

DANZA EN EL ANTIGUO EGIPTO III (REPRESENTACIONES)

Encontramos representaciones de danzas en los siguientes monumentos:

-        Reino Antiguo-
o   Mastaba de Mereruka en Saqara, en la que hay una sala llamada de la música  la danza con exquisitas representaciones de estas artes.
o   Tumba de Ti, en Saqara, aunque con técnica muy primitiva, hay representadas bailarinas, músicos y cantantes.
o   Mastaba de Nenkheftka, Saqqara, donde se representa la danza del Iba.
-        Reino Medio-
o   Pequeñas estatuillas funerarias de músicos y danzarinas.
o   Tumba del noble Khiti, en Beni Hassan, aparece la danza guerrera, con soldados saltando con arcos y flechas antes de la batalla.
o   Tumba de Khnoumhotep en Beni Hassan, con danzas rituales de hombres y acrobáticas de mujeres.Tumba de Antehafer, en que se representa una danza de la cosecha y la vendimia y otra con una danza de rito de fecundidad.
-        Reino Nuevo-
o   En el templo de Karnak, bajo el reinado de Hatshepsut, hay representados músicos y bailarinas realizando acrobacias.
o   En la tumba de Nafte, Valle de los Nobles, está el famoso fresco de las tres bailarinas.
o   En la tumba de Djeserkasesomb hay escenas de músicos con una danzante.
o   En la tumba de Nakht, se representan unos músicos hieráticos, que contrastan con el gran dinamismo de la bailarina.
o   En la tumba de Nebamon se representa un banquete funerario con bailarinas y músicos, algunos de ellos representados de frente.
o   En una estela de Ay está representado un grupo de bailarines que bailan al son del tambor.
o   Ostracón de la bailarina, de la XX dinastóa


Y muchas otras representaciones en monumentos egipcios de todas las épocas.

Marta Pérez (Akesha)