sábado, 19 de noviembre de 2016

LA PIEDRA ROSETTA

La piedra Rosetta es una losa irregular de basalto negro, cuyas medidas son de 114 cm de largo, 72 cm de ancho y 28 cm de grosor. Le faltan tres de sus cuatro esquinas, sólo conserva intacta la esquina inferior izquierda. Las inscripciones de la piedra están hechas en escritura egipcia, dividida en caracteres jeroglíficos y demóticos, y en escritura griega. 

Fue encontrada en julio de 1.799, cerca del gran brazo del Nilo cercano a El-Rashid, en Rosetta (de la que tomó el nombre). Un oficial francés de ingenieros llamado Bouchard, observó, junto a sus hombres, una lápida de basalto negro que contenía inscripciones en tres tipos de escritura diferente, y dedujo que podría tratarse de tres versiones del mismo texto. 

La piedra fue depositada en el Instituto Nacional de El Cairo. Napoleón ordenó hacer copias de la piedra para que fuese estudiada por los eruditos de Europa. Consiguieron una buena impresión recubriendo la losa de tinta de imprenta, y pasando por ella hojas de papel enrolladas a un rodillo de goma de indias. 

En 1.802 fue llevada a Londres, donde fue estudiada (por medio de vaciados de escayola) por los eruditos de varias universidades británicas. Fueron muchos los que trataron de descifrar su contenido, y muchas las teorías iniciales. Pero, cerca de Grenoble, en el campo, Champollion estudiaba su copia impresa. En 1.822 recibió copia de un obelisco de Philae, en el que reconoce los nombres de Ptolomeo (Ptolomis) y Cleopatra (Kliopat), con lo cual disponía ya de un alfabeto de 12 letras. Comparando cartuchos reales de la época grecorromana, establece el alfabeto completo de jeroglíficos fonéticos y sus correspondientes demóticos. 
La piedra estaba dividida en tres zonas. La zona superior estaba escrita en jeroglífico, la zona media en
demótico y la inferior en griego. Todas ellas tenían inscrito el mismo texto, el Decreto de Menfis del 27 de Marzo del 196, bajo el reinado de Ptolomeo V. Su texto es el siguiente:
  
"Bajo el reinado del joven que recibió la soberanía de su padre, Señor de las Insignias reales, cubierto de gloria, el instaurador del orden en Egipcio, piadoso hacia los dioses, superior a sus enemigos, que ha restablecido la vida de los hombres, Señor de la Fiesta de los Treinta Años, igual a Hefaistos el Grande, un rey como el Sol, Gran rey sobre el Alto y el Bajo país, descendiente de los dioses Filopáteres, a quien Hefaistos ha dado aprobación, a quien el Sol le ha dado la victoria, la imagen viva de Zeus, hijo del Sol, Ptolomeo. viviendo por siempre, amado de Ptah.
En el año noveno, cuando Aetos, hijo de Aetos, era sacerdote de Alejandro y de los dioses Soteres, de los dioses Adelfas, y de los dioses Evergetes, y de los dioses Filopáteres, y del dios Epífanes Eucharistos, siendo Pyrrha, hija de FiliPos, athlófora de Berenice EVergetes; siendo Aria, hija de Diógenes, canéfora de Arsínoe Filadelfo; siendo Irene, hija de Ptolomeo, sacerdotisa de Arsínoe Filopátor, en el (día) cuarto del mes Xandikos —o el 18 de Mekhir de los egipcios—".

Días después, presenta su trabajo en L´Academie Royale des Inscriptions et Belles Lettres, momento histórico que señala el nacimiento de la Egiptología.

MARTA PÉREZ (AKESHA)

jueves, 17 de noviembre de 2016

JEAN FRANÇOIS CHAMPOLLION

Champollion nació en noviembre de 1.790 en Figèac (Francia). Se hizo llamar Champollion el joven,para diferenciarse de su hermano. A los 16 años dominaba seis lenguas orientales, algunas de ellas aprendidas de su hermano: copto, hebreo, sirio, caldeo, árabe y etíope. Ingresó en el Collège de Francia y en la Escuela especial, donde siguió ampliando sus conocimientos sobre lenguas, añadiendo el chino, el sanscrito y el persa. 

Tres años después logró ejercer como profesor en el Instituto de Grenoble. Lo hicieron miembro de la Academia, escribiendo la gramática y el diccionario coptos. Fue entonces cuando estudió los manuscritos coptos de la Biblioteca Imperial de París. Al compararlo con las inscripciones de algunos monumentos, descubrió la existencia de tres sistemas de escritura egipcia: jeroglífico, hierático y demótico. 

En 1.824 comienza sus misiones científicas en Egipto. En 1.814 escribe un libro de geografía egipcia titulado "Egipto bajo los faraones". En 1.826 lo nombran conservador de las colecciones egipcias del Museo del Louvre (París), donde logra fondos para su viaje a Egipto. En 1.828 organiza una expedición a Egipto junto a Hipólito Rossellini, la cual duró tres años. Tras ésto fue profesor catedrático de egiptología en el College de Francia, y nombrado miembro de la Academie Française. 

Descifró la piedra Rosetta, lo que le llevó a escribir varias obras: "Manual de escritura jeroglífica", "Gramática egipcia" y "Diccionario". Fue víctima de la persecución política después de la caída de Napoleón, lo que le llevó al destierro. 

Murió mientras preparaba la publicación de los resultados de sus expediciones a Egipto, en París, en 1.832.

  



Marta Pérez (Akesha)

domingo, 6 de noviembre de 2016

Fragmento de incrustación de cabeza de Akhenaton o Nefertiti en PETRIE MUSEUM

Fragmento hecho de cuarcita marrón, de incrustación de cabeza de Akhenaton o Nefertiti, que se encuentra en el Museo Petrie de Londres.

El arte de Amarna es un arte reflexivo y naturalista, en el que se intenta representar la realidad tal y como es, incluso llegando a exagerar los rasgos físicos, fueran bellos o deformes. "El arte entra en la vida espiritual de los personajes" según Francisco Presedo.



domingo, 30 de octubre de 2016

Estela de Amarna con perfil de Akhenaton

Fragmento de Estela hallada en Amarna, y que se conserva en el Museo Petrie de Londres. Representa un perfil de Akhenaton, faraón de la XVIII Dinastía, que gobernó Egipto desde una ciudad fundada por él en medio del desierto, "Akhetaton", el Horizonte de Atón.


martes, 25 de octubre de 2016

Fragmento de Estela con perfil de Akhenaton

Fragmento de Estela con perfil de Akhenaton encontrado en Amarna, y que se encuentra en el Museo Petrie de Londres. 
Akhenaton fue llamado el "faraón hereje", al realizar una revolución religiosa, eliminando a Amón y a sus sacerdotes del panorama egipcio, y adorando a un dios único: Atón, el Disco Solar.
Una belleza de representación de mi Faraón favorito.



domingo, 23 de octubre de 2016

ALGUNOS PAPIROS CONSERVADOS

El primer papiro descubierto estaba sin utilizar, y fue encontrado en la tumba de un funcionario en Saqqara, que data del 3.035 A.C.

El primer papiro escrito conservado data del 2.500 A.C., en la V dinastía, y contiene la contabilidad del Templo de El-Gebelein durante el reinado de Neferirkare-Kakai.
El Gran Papiro Harris, el más grande que se conserva, está en el Museo Británico. Sus dimensiones son de 45 metros de largo y 45 centímetros de ancho. Su nombre se debe a un aficionado a la egiptología que lo tenía en posesión. Se trata de un archivo del estado, formado por 117 columnas en hierático, que nos relata desde el reinado de Larsu, en la XIX dinastía, hasta el de Ramsés III.
En el mismo papiro se encuentran "las instrucciones de Amonnakhte", escrito por un escriba de la "Casa de la Vida".
El Papiro de Ebers se conserva en la Universidad de Leipzig. Data del 1.550 A.C. y es un tratado de medicina (en varias especialidades), higiene y ginecología. Es también un completo texto de anatomía. Contiene recetas médicas hechas a base de higos, ajo, cebolla y miel. 
El Papiro Carlsberg se encuentra en Copenhague y se remonta al siglo II D.C. Es otro papiro médico, que nos da idea de los grandes conocimientos sobre el cuerpo humano y la medicina que tenían los egipcios.
El Papiro de Berlín, en el museo egipcio de dicha ciudad, contiene documentos de muy variada índole, entre los que destacan varios tratados médicos.
El Papiro Abbot, que pertenece a la XX dinastía, relata la investigación de una serie de robos de la época. Se encuentra en el Museo Británico.
El Papiro Aker es una versión de un fragmento del Libro de Los Muertos. No se conserva entero.
El Papiro de Ani, de 26 metros de longitud, es la versión más conocida del Libro de los Muertos. Data del 1.300 A.C. y se le atribuye a un escriba llamado Ani, aunque se observan tres tipos de letra diferentes, por lo que podría haber sido escrito por varias personas.
El papiro Edwin Smith data del 500 A.C. y su contenido también es de carácter médico. Tiene pasajes muy interesantes sobre tratamientos máxilofaciales y enfermedades de mama.

©Resto de papiro. Museo Egipcio de El Cairo.

Marta Pérez (Akesha)

Museo Petrie: Relieve de un hombre, procedente de la Tumba de Ay

Relieve de un hombre, procedente de la Tumba de Ay

Relieve de un hombre, procedente de la Tumba de Ay, probablemente de su comité de 
recepción. 

Ay fue  el penúltimo rey de la dinastía XVIII egipcia. Sabemos que era de familia real, ya que 
ocupaba un cargo que, en Amarna, sólo podía ostentar si pertenecía a la misma, el de "Padre 
del dios".  Estuvo unido a la familia real desde Amenhotep III y probable fue padre de Nefertiti. 
Principal consejero de Tutankhamon y heredero del trono, a su muerte.




MUSEO PETRIE

MUSEO PETRIE

En abril de 2015 visité el Museo Petrie, en Londres, y quedé impresionada de la cantidad y calidad de las
 piezas que había en él, y lo desapercibidas que pasan para el ciudadano de a pié.
Tomé numerosas fotografías de la colección, y pregunté si disponían de catálogo, pero la respuesta fue
 negativa. Así que fotografié todo lo que pude y me hice mi propio archivo, con el fin de dar a conocer 
esta maravillosa colección, cuyas fotografías iré subiendo poco a poco a este espacio.
Espero que disfrutéis viendo las fotos, tanto como yo disfruté tomándolas.
Para  información sobre este museo, visitad http://www.ucl.ac.uk/museums/petrie.


Sed felices.

lunes, 10 de octubre de 2016

TIPOS DE PAPIRO


Los datos que tenemos nos vienen de la época ptolemaica, y fueron elaborados por Plinio. Según su calidad, existían ocho clases de papiros:

  • Emporíticos, usados como papel de envolver.
  • Taeneóticos, de mala calidad.
  • Saíticos, fabricados con materiales sobrantes.
  • Anfiteátricos, de calidad media.
  • Fanianos, de buena calidad.
  • Livios, de muy alta calidad.
  • Augusticos, de muy alta calidad.
  • Hieráticos o regios, los de más alta calidad, empleados sólo para textos sagrados.
Su calidad disminuía a medida que lo hacían su suavidad y delicadeza y se oscurecía su color.

MARTA PÉREZ (AKESHA)

jueves, 6 de octubre de 2016

UTILIDAD Y FABRICACIÓN DEL PAPIRO

UTILIDAD DEL PAPIRO PARA LOS EGIPCIOS

 

Además de servir para la producción del papiro de escritura, que veremos más adelante, los tallos de la planta djet se utilizaban también en la fabricación de embarcaciones, esteras, cuerdas, zapatos, velas de barcos, vestidos de corteza, etc. La parte inferior de tallo era comestible, masticándolo para sacarle el jugo y desechando la fibra. También se usaba como mecha de cirios y en lámparas de aceite. Con su raíz se preparaban medicinas y perfumes, a la vez que, una vez secas, servían como combustible.
La producción del papiro sólo se realizaba en Egipto, y de allí se exportaba al mundo Mediterráneo, todo ello controlado por el estado.


FABRICACIÓN DEL PAPIRO PARA ESCRITURA

 

El papiro es considerado un antecesor del papel, por su similitud en varias de sus características: color, flexibilidad, facilidad para escribir y recepción de la tinta. La humedad estropeaba y ennegrecía el papiro, por lo que en Egipto se daban las condiciones de sequía y calor idóneas para su conservación.
El procedimiento de fabricación consistía en seccionar el tallo y quitarle las capas, poniéndolas una junto a otra en disposición paralela. Después se colocaban encima de éstas otra capa, perpendicular a la anterior y se dejaban secar bajo presión, proceso que duraba unos tres o cuatro días. Tras el secado, se frotaba suavemente con una concha o una pieza de marfil.
La cara del papiro con tiras horizontales era el anverso, en el que se realizaban olas inscripciones. La cara con tiras verticales era el reverso, en el que raramente se escribía. A veces, como el papiro era muy caro, sí se utilizaban ambas caras, o si el escrito anterior carecía de interés, era borrado, y vuelto a utilizar.
Normalmente se fabricaban rollos de unas veinte páginas, de cuatro metros y medio cada una, pero para utilizarlos, se solían cortar con una navaja a un tamaño de 47 x 22 cm. Los papiros más grandes que se conocen son El Gran Papiro Harris, con una longitud de casi 45 metros, el Libro de los Muertos, de unos 40 metros y el Papiro de Ani, de casi 26 metros de largo.

©Fábrica de papiros Maat. El Cairo.

 Marta Pérez (Akesha)

domingo, 2 de octubre de 2016

LA PLANTA DEL PAPIRO

LA PLANTA DEL PAPIRO

La planta del papiro era conocida en el Antiguo Egipto como djet o thuf. Su nombre científico es Cyperus Papirus, de la familia de las Ciperaceas. Es originaria de Siria, Palestina y África tropical, habita en el nordeste de África y es propia de lugares pantanosos y riberas.
Se trata de una planta perenne con un rizoma rastrero muy grueso y con tallos que alcanzan los tres o cuatro metros de altura. El tallo es grueso y cilíncrico, liso, de color verde oscuro. Tienen flores insignificantes reunidas en pequeñas espigas, con forma de varillas de paraguas. Suele crecer en el agua (embalses, lagos, riveras, etc.), aunque también es fácil de cultivar en macetas en interior.
Si nos animamos a cultivar esta planta, deberemos ponerla en un lugar muy bien iluminado, con una mezcla de tierra de huerto, turba y arena, y regarla abundantemente. Así obtendremos bonitas flores al llegar el verano.

©Fábrica de Papiro Maat. El Cairo


Marta Pérez (Akesha)


miércoles, 28 de septiembre de 2016

LOS ESCRIBAS

LOS ESCRIBAS


La mayoría de los niños en Egipto no iban a la escuela, sino que aprendían el oficio familiar en un taller o dentro del seno familiar.
Los que estudiaban para escribas empezaban a hacerlo a la edad de 4 ó 5 años, y su instrucción duraba varios años. El aprendiz de escriba recibía sus enseñanzas de otro escriba más experimentado en las "Casas de la Vida", que pertenecían a los templos. En ellas eran muy exigentes, llegando incluso a infringir castigos corporales.

©Escriba. Museo Egipcio de El Cairo

A estas escuelas iban sobre todo los hijos de los nobles y escribas, aunque estaban abiertas también a los niños de las familias más humildes. En ellas aprendían lectura, escritura, matemáticas y geografía, así como la mejora de la expresión oral y escrita, y una enseñanza moral muy extensa.
Al principio, el aprendiz de escriba sólo "dibujaba" textos que copiaban en tablillas de madera. Solo usaban el papiro cuando tenían experiencia, dado el alto precio del mismo.
En Tebas había dos escuelas importantes, una en el Templo de Mut y otra en el Rammeseum. También destacaba la escuela de Deir El-Medina y la Casa de la Vida en el Templo de Medinet Habú.
Los escribas siempre llevaban con ellos sus instrumentos de trabajo, que consistían en papiros, una paleta, pinceles, tinteros, un frasco de agua y goma y un mortero.

  
©Materiales diversos utilizados por los escribas. Museo Egipcio de El Cairo

El papiro venía en rollos que debían cortar con una navaja según la extensión del documento. 
El pincel era un tallo de junco afilado a navaja o deshilachado por la punta. 
En la paleta había dos orificios, uno para tinta negra (la más usada) y otro para la tinta roja (para destacar algún pasaje). Aunque utilizaban más colores, éstos eran los más característicos y los que usaban para documentos oficiales. En el mortero molían los colorantes.
La forma de escribir de estos escribas era sentados en el suelo con las piernas cruzadas. Ponían el papiro sobre sus rodillas y escribían de derecha a izquierda, en vertical, y a mano alzada. No se utilizaban las minúsculas, y no se separaban las palabras, sólo al final de cada período del texto, con una señal denominada paragraphos. El título del texto iba al final para preservarlo. Cuando el escriba terminaba el texto, procedía a su corrección, ya fuera él mismo o un corrector experimentado.

Empleaban tres tipos de escritura: jeroglífica, demótica y hierática. Fueron estas dos últimas las que más utilizaban, con el fin de hacer los trabajos con mayor facilidad y rapidez.
Las funciones de los escribas eran muy variadas: registro de impuestos, linderos de las fincas borrados por las crecidas del Nilo, censos de personas y animales, agrimensores, aduaneros, llevaban los archivos de las oficinas del gobierno, templos y otras instituciones, copiaban textos de literatura como proverbios, cuentos y poemas de amor, y leían y escribían cartas para aquellos que no sabían hacerlo.
En los trabajos de carácter privado, cobraban según el número de líneas escritas o según el tipo de manuscrito.
Gracias a los escribas, se iba manteniendo el estado egipcio sin cambios sustanciales. Ellos educaron al pueblo para mantener su civilización.
Una de las aportaciones más importantes de los egipcios al mundo clásico fue el libro: usaban papiros, tinta para inscripciones e incluso ilustraciones aclaratorias u ornamentales. Y gracias a ellos conocemos muchos aspectos de la vida administrativa y cotidiana del Egipto faraónico.

Marta Pérez (Akesha)

domingo, 25 de septiembre de 2016

Tipos de escritura en el Antiguo Egipto

Tipos de escritura

 

Cuando se habla de escritura egipcia siempre se piensa en los jeroglíficos, pero no existía un único tipo de escritura. A lo largo de la historia egipcia, se desarrollaron tres tipos:

Jeroglífica o jeroglífica monumental: usada en inscripciones de monumentos decoración. Es el tipo de escritura más antiguo y más complejo. Se empleó desde el 3100 a.C., fecha aproximada del primer papiro conocido y el 394 d.C. Era un tipo de escritura sagrada, llamada "escritura de la palabra de dios", y como tal se empleaba en sarcófagos, tumbas, monumentos y esculturas, y se representaba con gran detalle. La palabra jeroglífico deriva del griego "ta hieroglyphica" que significa "las letras talladas en piedra" y se debe a la asociación de los jeroglíficos con las inscripciones monumentales. A pesar de que algunas personas, además de los escribas, la sabían leer y escribir, la escritura jeroglífica era la más desconocida y estaba reservada a muy pocos. Se escribía en cualquier sentido (excepto de abajo a arriba) y en líneas o columnas.

Hierática: Surgió como escritura abreviada de la jeroglífica cursiva. Lógicamente el sistema jeroglífico no era apropiado para escrituras rápidas y esto motivó el nacimiento de la escritura hierática, muchos más fluida y estilizada. Era más sencilla que la jeroglífica por lo que se podía emplear en textos religiosos y es la más utilizada sobre papiro. Era la escritura empleada por los escribas (que no estaban obligados a conocer la jeroglífica) y por los sacerdotes en copias literarias. El término proviene del griego "hieratika", que significa sacerdotal. La escritura hierática puede siempre transcribirse en jeroglíficos, si bien el resultado no es el mismo que cuando se compone un texto originariamente en jeroglífica.

A continuación podemos observar un relieve de escritura hierática.

 

 



También podemos observar aquí la comparación entre la escritura demótica y la escritura jeroglífica.

 


La jeroglífica cursiva desapareció en torno al año 1000 a.C. mientras que la hierática se utilizó en textos religiosos hasta fines de la civilización egipcia. También se empleaba en textos científicos y obras literarias. Era un tipo de escritura muy útil en papiros y óstracas. El texto se escribía en tinta negra con una caña afilada. La tinta roja se empleaba como remarcación de determinados apartados. A pesar de que la hierática temprana se escribía, como la jeroglífica, en líneas o columnas indistintamente, a partir de la XII dinastía, los textos aparecen sólo en líneas y siempre de derecha a izquierda. Los textos más antiguos pertenecen a la V dinastía. Durante el período romano todas las obras funerarias se escribían en hierático o en demótico.
A continuación muestro ejemplos de escritura demótica.

 

Escritura demótica

 

 



Escritura demótica

 




En el III Período Intermedio algunas inscripciones monumentales se realizaron en hierática, que ya entonces se había vuelto hacia la jeroglífica con trazados más redondeados. Esta evolución dio lugar a la escritura "hierática anormal" empleada durante los siglos IX a VII a.C en la región de Tebas y al demótico del Bajo Egipto. Más tarde, con Psamético I, el "hierático anormal", perdió importancia en favor del demótico que se convirtió en escritura oficial. Durante lo Ptolomeos se restringió su uso a textos religiosos, mientras que para los documentos se empleaba el demótico.
Demótica. El término demótico proviene del griego "demotika" ("popular") y se refiere a los asuntos diarios. El término fue utilizado por primera vez por Herodoto. Representa una evolución de la lengua hablada, y es un estado intermedio entre el egipcio y el posterior copto. Es una forma abreviada de la hierática, de trazo rápido y sencillo, con mayores ligaduras en los signos y esquematizando los grupos con enlaces. En esta escritura, es ya difícil reconocer los signos jeroglíficos originales. Se empleaba en asuntos cotidianos, transacciones comerciales, e incluso en algunas inscripciones en piedra, como la piedra de Roseta, donde se la denomina "escritura de los libros" . Su uso comenzó aproximadamente en torno a la XXVI dinastía y se mantuvo hasta el siglo III d.C. Desde la época ptolemaica se empleó también en textos científicos y religiosos, convirtiéndose en la escritura oficial. Se empleó en las regiones del norte desde el año 700 a.C y en todo el país desde el 600 a.C. Se escribía en líneas de derecha a izquierda. El demótico se corresponde aproximadamente a la lengua hablada de los siglos VII y VI a.C. Realmente, aunque el demótico se sirvió del egipcio Nuevo y estaba basado en el hierático, los jeroglíficos son irreconocibles. Durante la época ptolemaica las escrituras fueron perdiendo importancia en favor del copto, palabra derivada del árabe "gubti" que es, a su vez, una degeneración de la palabra griega para designar Egipto. El copto consiste en 24 letras del griego combinadas con 6 caracteres demóticos necesarios para incluir letras que no existen en griego. Sólo se empleó en el Egipto cristiano y cayó con el uso del árabe a partir del 640 d.C.




Realizado por Antonio Manuel Mora López (Sevilla) "Jufuyjafre"


jueves, 22 de septiembre de 2016

Fases históricas de la escritura egipcia



Cualquier lenguaje sufre a lo largo de los años cambios más o menos significativos y el egipcio se desarrolló a lo largo de más de 3000 años, por lo que con más razón debemos hacer una división cronológica. En algunos casos, el lenguaje hablado se encontraba claramente diferenciado del escrito, y la evolución no era la misma para uno que para el otro. Los vamos a clasificar en seis períodos históricos:
Arcaico : Períodos Protodinástico y Tiníta (3200-2686 a.C.).
Antiguo : Pertenece al Imperio Antiguo ( 2686-2040 a.C.).
Medio : Corresponde al lenguaje escrito del I Período Intermedio y el Imperio Medio. Este período es considerado como el clásico y se mantuvo en literatura, textos religiosos e inscripciones monumentales hasta la llegada de los griegos (2173-1786 a.C.).
Nuevo : Es el período en el que se produce una evolución del lenguaje hablado. Sin embargo en escritura se sigue empleando el egipcio medio (o clásico). En este período hay que hacer un paréntesis en el período de Amarna en el que se empleó el lenguaje hablado en los textos literarios, pero no en los religiosos que siguieron escribiéndose en clásico (1552-664 a.C.).
Demótico : Es una continuación del nuevo, que se mantuvo hasta bien entrado la época romana ( 664 a.C.-600 d.C.).
Copto : Es la última fase, y permaneció hasta el siglo 3 d.C. con la llegada del árabe.



Artículo realizado por Antonio Manuel Mora López (Sevilla) "Jufuyjafre"

lunes, 19 de septiembre de 2016

Una introducción a la escritura sagrada: jeroglíficos

ESCRITURA EN EL ANTIGUO EGIPTO

  

Una introducción a la escritura sagrada: jeroglíficos

 

La escritura, aunque con bases más o menos simples, era bastante compleja, por lo que el saber leer y escribir estaba limitado a una minoría social. No se trata de la existencia de una clase social determinada, pero si es cierto que muy poca gente sabía leer o escribir. Los sacerdotes, los oficiales del ejercito, los funcionarios, los faraones y por supuesto los escribas podían leer o escribir, mientras que muy poca gente del pueblo tenía acceso al aprendizaje. " Es un sistema complejo, una escritura a la vez enteramente figurada, simbólica y fonética, en un mismo texto, en una misma frase, en una misma palabra". Pero la escritura era algo más que un método de comunicación. Como todo en Egipto tenía además un sentido mágico y religioso. El nombre de una persona escrito en jeroglífico encarnaba su propia identidad. Por este motivo muchos de los cartuchos de reyes eran destrozados o borrados de los monumentos por faraones opuestos a sus ideas, pretendiendo que perdiesen el poder mágico que originalmente tenían.

 

Artículo realizado por Antonio Manuel Mora López (Sevilla) "Jufuyjafre"


martes, 6 de septiembre de 2016

ARQUITECTURA BAJA ÉPOCA Y PTOLEMAICA

ARQUITECTURA BAJA ÉPOCA Y PTOLEMAICA

Arquitectura Religiosa

Desde las dinastías XXI a la XXX , la mayoría de monumentos arquitectónicos son simplemente ampliaciones de otros existentes desde más antiguo.
Es posible, por las fuentes literarias, que hubiera grandes construcciones en el Delta, pero no han quedado restos. Exceptuamos el Templo de Tanis, de las dinastías XXI y XXII, y los templos de Philae y Medinet Abu de Nectanebo I (XXX dinastía) Su principal novedad es el uso del relieve en el muro intercolumnado.
También en la ciudad de Tanis se construyó la nueva residencia real tras el abandono de Pi Ramsés al final del Reino Nuevo. Esto hizo que Tanis creciera mucho, construyéndose un templo en honor de Amón, agrandado por otros reyes, y fuera rodeada de una gran muralla de adobe muy gruesa.
Posteriormente, Sheshonq I surgió como rey en Bubastis, aunque después se estableció en Tanis. Este rey fue uno de los que ampliaron el templo de Amón en Tanis, y construyó oro nuevo en El-Hibe y aumentó el templo de Amón en Karnak.
Numerosos reyes posteriores siguieron ampliando el templo de Amón en Karnak, lo que le ha llevado a convertirse en el recinto religioso más grande de la historia.
Durante las dinastías XXV y XXVI se introduce un nuevo elemento en los templos, el kiosco, erigido en el patio delantero, pegado a la fachada o cerca del templo principal. Otro elemento novedoso es el porche con columnas paralelas adosado al templo.
Fueron también numerosas las construcciones realizadas en Nubia por los faraones negros.
Respecto a la arquitectura funeraria, también nos han quedado pocos restos de tumbas reales, si exceptuamos las tumbas de Tanis. Se trata de tumbas muy sencillas, simples cámaras subterráneas en el suelo del templo, pero con magníficos ajuares funerarios. En ellas se enterraron los reyes de la XXI y XXII dinastías...
Durante el reinado de Psusennes I se creó la necrópolis de Tanis, formada por tres grandes construcciones y otras dos más pequeñas, llenas de tumbas reales. Seguían siendo tumbas muy sencillas consistentes en excavaciones en la tierra de cámaras funerarias con una pequeña antecámara. Los sarcófagos eran antropomorfos, de piedra reutilizada de otros monumentos.
Del citado Psusennes se encontró al sarcófago con la momia, la máscara de oro, y diversas joyas y amuletos.
En la dinastía XXV, de reyes nubios, éstos eran enterrados fuera de Egipto, en mastabas en sus tierras. Pianj abandonó esa costumbre y se construyó una pirámide en Napata.
Otras necrópolis de la época estaban en Nuri, donde hay más de 70 pirámides, en Meroe y en Gebel-Barkal.
No han sido encontradas las tumbas de los reyes de la dinastía XXVI.
Las tumbas privadas están excavadas a gran profundidad y tienen variedad de formas y tamaños.
Los menos pudientes se enterraban en ataúdes fabricados en serie, mientras que los más pudientes se hacían enterrar en doble ataúd. Los ataúdes exteriores estaban pintados sobre un fondo amarillo, en colores rojos y azules, momiformes, representando la cara, peluca, manos y collar del difunto. Bajo las manos, la diosa Nut alada y multitud de inscripciones en jeroglífico.
En el reinado de Osorkon, la pintura del sarcófago varía, eliminando la representación de las manos.
Ya en el período ptolemaico, se construyen grandes templos que han llegado hasta nosotros en muy buen estado de conservación. Se trata de los templos de Horus en Edfú, Hathor en Dendera, Khnum en Esna, Isis en Philae y Sobek en Kom Ombo.

Templo de Isis en Dendera

Todos estos templos tienen en común que tienen la misma estructura que los templos de las mejore épocas, aunque con algunas variaciones, como capiteles florales o la construcción de los mammisi, unos templetes anexos al gran templo para celebrar el nacimiento divino.
Respecto a la arquitectura funeraria, destaca la tumba de Petosiris, en Tuna el-Guebel, construida como una reproducción a escala de un templo.

Marta Pérez (Akesha)

sábado, 3 de septiembre de 2016

Arquitectura funeraria en el Reino Nuevo

Arquitectura funeraria

A partir de Amenhotep I, los reyes comenzaron a construir sus tumbas en el Valle de los Reyes, un territorio escarpado, de rocas en las que excavaban las tumbas, y rodeado por el desierto. Está al norte del cerro de El Qurna, cuya forma piramidal pudo ser la causa de la elección de aquel lugar (Wadi Biban el-Moluk).
El motivo de que las tumbas fueran excavadas dentro de la tierra habría que buscarlo en un auge de Osiris, dios del inframundo.
El Valle de los Reyes está dividido en dos partes:
  • Zona oriental o Valle propiamente dicho, donde están la mayoría de las tumbas de los reyes.
  • Zona occidental o Valle de los Monos, donde se encuentran la tumba de Amenhotep III y la de Tutankhamon.
Actualmente están clasificadas con las siglas KV (King Valley) y un número, que va en orden de descubrimiento.
Las tumbas del Valle de los Reyes tienen numerosas salas, rampas, o escaleras, y están decoradas con relieves o pinturas. Todos los Reyes del Imperio Nuevo, excepto Akhenaton, estaban enterrados allí.
Comenzaron con una estructura pequeña y sinuosa, para terminar siendo grandes tumbas a lo largo de un eje más recto.
Las reinas, princesas y príncipes eran enterados en el Valle de las Reinas a partir de la dinastía XIX (Ta set neferu). Se trata de un valle llano y amplio. En él hay 98 tumbas, más de la mitad de las cuales son de personajes desconocidos.
Las tumbas privadas en la XVIII dinastía, estaban formadas por capillas al aire libre por las que se entraba a un patio con un pozo que llevaba a las cámaras funerarias. La cámara solía estar bajo la capilla y el pozo se rellenaba tras el entierro. Parece ser que las tumbas estaban acabadas en la parte superior con un piramidión de adobe.
A partir de Tutmosis III, en vez de pozos se empiezan a usar pasadizos.
Los faraones de la dinastía XIX continuaron construyendo sus tumbas en la orilla occidental de Tebas. En esta dinastía se continúa con el abandono del eje acodado y la construcción de tumbas sobre un eje lineal. Sólo la tumba de Ramsés II no sigue este esquema nuevo.
Las puertas de las tumbas fueron cerrada y selladas, lo que no evitó los robos y saqueos
En la época de Seti I hizo aparición un nuevo elemento en las tumbas, una habitación lateral a la que se accedía desde la primera sala con pilares.
En la dinastía XX las tumbas se simplificaron bastantes, excepto la de Ramsés III. Como novedad respecto a tumbas anteriores, cambió la orientación del sarcófago al oeste, para que el rey mirara eternamente al este parra ver la salida del sol.
Es de destacar en el Valle de los Reyes algunas tumbas familiares, como la KV 5, la KV 12, KV27 y KV30. La KV 5 pertenece a los hijos de Ramsés II y está siendo estudiada en la actualidad.
Respecto a la arquitectura funeraria civil, destacamos la necrópolis tebana de los nobles.
Durante esta época, los nobles se hicieron enterrar en la necrópolis de El-Qurna.
Se trataba de tumbas excavadas en la tierra, y sobre las cuales podía haber una pequeña pirámide, que podría contener una estatua en una estela, o una estatua en una capilla.
Se accedía a estas tumbas a través de un patio porticado, y e conjunto en general estaba rodeado por una muralla.

Marta Pérez (Akesha)

miércoles, 31 de agosto de 2016

Arquitectura Religiosa en el Reino Nuevo

Arquitectura Religiosa

Fue la arquitectura religiosa la que se desarrolló más. Se produce un cambio en la estructura de las construcciones respecto a épocas anteriores, implantándose un modelo a partir del reinado de Amenhotep III.
Ese canon constructivo nos presenta un templo precedido de una avenida de esfinges, que lleva hasta un pilono, que suele estar flanqueado por dos obeliscos, estatuas colosales del rey y los estandartes del dios.
A continuación se entra a una sala hipóstila, con columnas papiriformes, y a través de ella se entraba al santuario de la barca sagrada.
Por último, se entraba a la capilla donde se guardaba la estatua del dios, en una naos, y donde sólo podían acceder los sacerdotes y el rey. También podía haber otras salas con otros dioses o tesoros.
Muchos de los templos tenían delante de un lago sagrado, representando las aguas primordiales de la creación, además de habitaciones, archivos y otras dependencias.
Algunos templos no siguieron este canon, pero en todos ellos se repitió la estructura mínima de patio porticado, sala hipóstila y capilla del dios.
Han quedado muchos restos de los templos de la dinastía XVIII, como el Templo de Amón en Karnak, el de Montu en Ermant y el Templo de Luxor, algunos ellos ampliados por varios reyes de esta dinastía y las siguientes. También hay restos de otros templos como el templo rupestre de Hatshepsut, de Amenhotep III en Hermópolis y Heliópolis, el templo de Ptah o el serapeum de Saqqara.

1.- El templo de Karnak es un enorme recinto lleno de ampliaciones por varios reyes, especialmente característica en la época ramésida.
La construcción más antigua de Karnak es la Capilla Blanca de Sesostris III (Reino Medio), no conservándose las primeras edificaciones del templo.
Kamosis y Ahmosis levantaron monumentos en Karnak.
Amenhotep I lo amplió.
Tutmosis I construyó una muralla que rodeaba al templo y amplió el templo con pilonos, obeliscos y sala hipóstila.
Tutmosis II volvió a ampliarlo con un pilono y dos obeliscos.
Hatshepsut realizó numerosas construcciones, algunas de ellas desmontadas y utilizadas de relleno.
Tutmosis III construyó el recinto de la Fiesta , además de otras dependencias y salas.
Seti I realizó la maravillosa sala de 134 columnas colosales.
Ramsés II realizó numerosas usurpaciones en este templo, y construyó una capilla para el pueblo, El Templo de Ramsés.
Los reyes posteriores continuaron realizando labores de restauración y nuevas construcciones.

Templo deKarnak
2. El Templo de Luxor era la residencia donde, en la fiesta Opet, se trasladaba en procesión a Amón desde Karnak, para que regenerara al rey, de ahí su orientación hasta este templo.
El edificio más antiguo del Templo es el santuario con las tres barcas de Amón, Mut y Khonsu. La mayor construcción en el templo le correspondió a Amenhotep III, con columnata, salas hipóstilas, santuarios, cámaras y otras dependencias. Delante del pilono había seis estatuas colosales y dos obeliscos, uno de los cuales está en París. El resto de las construcciones son de la época de Ramsés II, incluida la decoración de la fachada del pilono con la Batalla de Kadesh.

Templo de Luxor

3.- El Templo funerario de Hatshepsut, construido en Deir El Bahari, junto al templo de Mentuhotep y excavado en la piedra.
Se accede al mismo desde el río por una calzada y un templo del valle. Está formado por tres terrazas escalonadas. Se llega de una terraza a otra a través de rampas. Fue diseñado por Senenmut, arquitecto y hombre de confianza de la reina.

Templo de Hatshepsut

4.- Del templo de Amenhotep III sólo quedan los dos colosos que flanqueaban la entrada, conocidos como los Colosos de Memnon, aunque recientemente se han encontrado otros dos colosos, aparentemente del mismo templo.

Colosos de Memnon

5.- Seti I comenzó la construcción de un templo en Qurna. Es una fortaleza construida en honor a su padre, Ramsés I. Estaba construido en arenisca, con el pilono de adobe y rodeado de una muralla con torres. Tras el pilono se accedía a dos patios, y un pórtico de columnas papiriformes. Al final, las tres partes principales del templo: el patio del culto solar, la capilla para el culto funerario del rey y las capillas de las barcas solares.

6.- Este mismo rey construyó su propio templo funerario (Templo de millones de años) en Abydos.
Se han perdido los pilonos y los patios de entrada, accediéndose al templo a través de la primera sala hipóstila. En el interior del templo se ven 12 pilares osiríacos, con 7 puertas que dan a las capillas de diferentes dioses. Cada capilla tiene un muro trasero con una falsa puerta, menos la de Osiris, que daban a una falsa tumba o cenotafio.

Templo de Abydos

7.- El Rameseum, construido por Ramsés II como templo funerario a su propia persona, es el primer templo cuyos pilonos estaban construidos de piedra. Era un templo muy grande, y estaba rodeado por una muralla.
En la antigüedad, un canal desde el río llegaba hasta su puerta. Se accedía por el pilono a un patio porticado, con otro pilono flanqueado por estatuas colosales. De aquí a una sala hipóstila, a la que le seguían otras dos salas con pilares, el santuario y los almacenes del templo.

8.- Su hijo, Merenptah hizo su templo a imagen del de su padre y su abuelo, utilizando para ello material del templo de Amenhotep III. Fue desmantelado para la obtención de sales.

9.- El templo funerario de Medinet Abu, perteneciente a Ramsés III, es el último gran templo construido por los ramésidas. Fue levantado muy cerca del montículo primigenio de Tebas. Es un gran templo rodeado por una muralla con torreones, al que se fueron añadiendo otras dependencias en dinastías posteriores, como las Capillas de las Divinas Adoratrices de Amón en la dinastía XXVI, entre otras. Todo el complejo fue rodeado por una nueva muralla.

10.- Respecto a los templos solares, se vuelven a utilizar durante la época de Amenhotep IV Akhenaton, destacando los templos de la capital, Akhetaton: Gran Templo (Gem-pa-Atón) y Pequeño Templo (Pahut-Atón). Se trata de templos a cielo descubierto para realizar el culto al sol.
El Gran Templo se divide en dos partes, formadas por patios abiertos con pilonos de acceso. En su interior hay dos patios muy grandes, con 224 altares de ofrendas cada uno. En los dos patios posteriores se levantaban otros dos altares de ofrendas, probablemente destinados a la familia real... Por último, una gran piedra sagrada con forma de obelisco redondeado por la parte superior, la piedra benben, símbolo del sol.
Al sur del Gran Templo se hallan los restos del Pequeño Templo de Atón, con tres patios con pilonos de entrada y el sancta sanctórum. Estaba rodeado de una muralla.
También en la época de Amarna se introduce un nuevo tipo de construcción, a base de talatats, o pequeños bloques de piedra decorados con escenas.

Marta Pérez (Akesha)

domingo, 28 de agosto de 2016

Entrevista con Kathleen Martínez sobre la tumba de Cleopatra

En el enlace podéis leer una interesante entrevista a la egiptología dominicana Kathleen Martínez sobre su búsqueda de los restos de Cleopatra:

ENTREVISTA

ARQUITECTURA DEL IMPERIO NUEVO. Características generales

ARQUITECTURA DEL IMPERIO NUEVO

La arquitectura del Antiguo Egipto tiene su mayor apogeo en el Imperio Nuevo, debido al buen momento económico y a las grandes conquistas del exterior.
Se caracteriza por la generalización del uso de la piedra en la construcción de templos, desapareciendo la madera.
Se introducen nuevos elementos arquitectónicos, como:
  • Nuevos tipos de columnas y pilastras: protodóricas, florales, papiriformes, cilíndricas, osiríacas o hathóricas.
  • Gola egipcia: moldura curva que decora los entablamientos de la arquitectura. Puede estar sobre las puertas y tener forma de disco solar.
  • Se empiezan a usar obeliscos.
Marta Pérez (Akesha)

miércoles, 24 de agosto de 2016

Arquitectura militar y civil en el Primer Período Intermedio y Reino Medio

Arquitectura militar y civil

Respecto a la arquitectura militar, se construyeron fortalezas de adobe, con sus torres y rodeadas de fosos, especialmente en Nubia. Se construyeron a lo largo del río, con lo cual se controlaba las mercancías y el tráfico de personas
Estas fortalezas nubias se dividen, según Barry Kemp en dos grupos:
  • Tipo de los llanos, construidas en riveras planas del Nilo, al norte de la segunda catarata. Es el caso de la fortaleza de Buhen.
  • Las construidas en la segunda catarata tras la anexión a Egipto de este territorio. Es el caso de la fortaleza de Shalfak, Semna, Mirgisa y Uronarti.
Por último, en lo que respecta a arquitectura civil, la mayoría la conocemos a través de descripciones literarias.
En general, nos consta que las casas tenían dos plantas, con la casa en el piso superior, y los almacenes en el inferior. Las casas de campo eran más complejas.
Como ejemplo de ciudad, se ha excavado Kahun, la ciudad de los trabajadores en tiempo de Sesostris. Se trata de una ciudad cuadrada, dividida en dos barrios diferenciados, uno de casas pequeñas para trabajadores, y otro de casas grandes para los funcionarios. Tenía un templo dedicado a Anubis y estaba rodeada por una muralla. Según los papiros, cuando se terminó de construir la pirámide del rey, la ciudad fue abandonada.

Marta Pérez (Egipto)

sábado, 20 de agosto de 2016

ARQUITECTURA FUNERARIA Y RELIGIOSA EN EL PRIMER PERÍODO INTERMEDIO Y REINO MEDIO

ARQUITECTURA EN EL PRIMER PERÍODO INTERMEDIO Y REINO MEDIO
Arquitectura funeraria y religiosa

En el primer período intermedio hay un empobrecimiento general de las construcciones, debido al desmembramiento de Egipto
Las tumbas reales eran pequeñas pirámides decoradas con los Textos de las Pirámides. Aunque los tres primeros reyes tebanos construyeron sus tumbas en Tebas, excavadas en la roca, y formadas por un patio porticado que daba acceso a la capilla funeraria y al pozo donde era enterrado el rey y su ajuar.
Las tumbas privadas son pequeñas, de adobe, donde se depositaba el sarcófago y el ajuar funerario. Otras veces se construían pequeños hipogeos en el desierto. Aunque los nobles se construían grandes hipogeos en las rocas.
En el Reino Medio se produjo gran actividad constructora, aunque nos han quedado pocos restos de sus templos.
Destaca el templo de Medinet Madi en El Fayum, con una sala hipóstila que daba acceso a tres capillas. Fue construido por Amenemhat II y IV.
La capilla blanca de Sesostris en Karnak, que fue desmontada en el Imperio Nuevo para ser utilizada como relleno de pilonos. Esta capilla está realizada en caliza blanca, y decorada con textos jeroglíficos.

Capilla blanca de Karnak

Muy importante es el Templo de Mentuhotep en Deir El Bahari, con dos terrazas, sobre las cuales debió existir una pirámide o estructura donde estaba la tumba del rey. Una calzada flanqueada por unos muros, llevaba desde el río hasta esta tumba.
Durante la dinastía XII, los reyes se construyen sus tumbas y templos funerarios en las zonas de Saqqara y el Fayum, resultando curioso que reyes de una misma dinastía lo hicieran en lugares tan distintos. Destacan las pirámides de Amenemhat I y Sesostris I en Lisht, la de Sesostris II en El Fayum, o las de Amenemhat II, Sesostris III o Amenemhat III en Dashur.
Como elemento común, casi todas estas pirámides tenían unos 104 metros de lado. Se trata de pirámides macizas, rellenas, y la cámara funeraria está bajo ella, excavada a base de pozos y galerías.
El complejo de Amenemhat I se construyó en la llanura de Lisht, junto con las tumbas de la familia real y los cortesanos del rey. La pirámide principal fue rodeada por un muro de piedra, fuera del cual se situaron el resto de las tumbas, el templo alto y, todo ello, rodado por una muralla de ladrillo. Las tumbas de cortesanos menos importantes estaban fuera de esta muralla.
El complejo de Sesostris I, en la misma zona, tenía como edificio principal, también, una pirámide. Presentaba novedades en su construcción que ahorraban tiempo y medios. Se trata de realizar unos muros de piedra en cruz y aspa, y unos muros secundarios, de forma que quedaran dieciséis espacios que serían rellenados con arena y piedras. Se remataba con caliza de Tura. Estaba rodeado de pequeños complejos funerarios, con pirámides de reinas y princesas. Todo el complejo estaba rodeado de un muro de ladrillo.
Amenemhat II construyó la pirámide roja en Dashur, con el mismo método del rey anterior.
Sesostris II volvió a El Fayum, y allí construyó su pirámide. Cambió la entrada de la cara norte a la sur, para evitar a los saqueadores. A su alrededor había otras tumbas, como la de la princesa Sat-Hathor-Iunut, de la que se encontró un gran ajuar funerario. El complejo estaba rodeado de un muro.
Sesostris III regresó a Dashur, imitando en lo posible a la construcción de Djoser en Saqqara.
Por último, Amenemhat III construyó dos complejos, en Dashur y en Hawara. De la pirámide de Dashur sólo quedan pequeños restos, ya que estaba hecha de ladrillo. Se hizo enterrar en Hawara, en una pirámide con un templo alto, al que Herodoto llamó Laberinto, pero que se ha perdido. El complejo estaba rodeado por una muralla.
Los nomarcas y funcionarios importantes se construyen grandes tumbas rupestres en el Alto y Medio Egipto. En Tebas se da un tipo especial de tumba rupestre, llamada tumba saff. Se entraba desde un patio, y su fachada estaba excavada en la roca. Se accedía por un pasillo a la cámara de culto y a la cámara funeraria.
Las más importantes son las de los príncipes de Assiut y Qua el-Kebir. Las de Beni Hassan fueron excavadas directamente en la roca.

Marta Pérez (Akesha) 

martes, 16 de agosto de 2016

Arquitectura civil en el Dinástico Temprano y en el Reino Antiguo

Arquitectura civil

En el Alto Egipto, tenemos referencia de ciudades como Abidos, Hieracómpolis, Edfú y Elefantina. Se trata de ciudades sin ningún trazado urbanístico, con estrechas calles y casas apiñadas. Estas ciudades tenían un templo solar, que era, al igual que templos posteriores, el centro de la actividad religiosa y económica. Fuera de las ciudades se encontraban las necrópolis.
En el Bajo Egipto, se conocen las ciudades de Bubastis y Mendes.
Paulatinamente, el Estado iba imponiendo un modelo urbanístico con calles rectas y que se cruzaban perpendicularmente.
Respecto a las casa, tenemos representaciones en relieves de las de las clases ricas, que tendrían muchas salas y habitaciones y un jardín con un estanque.

Marta Pérez (Akesha)

viernes, 12 de agosto de 2016

Arquitectura funeraria privada en el Dinástico Temprano y en el Reino Antiguo

Arquitectura funeraria privada

Las tumbas particulares eran, en un principio, fosas cubiertas por un túmulo de piedras y tierra. Rápidamente evolucionaron hasta las mastabas. Éstas se componían de una superestructura rectangular que, en sus primeras fases, estaba hecha de material de relleno, recubierta de adobes, pero que evolucionó hasta convertirse en un edificio de piedra.
En este edificio se encontraba la capilla, abierta al público para su culto. En su interior, la mesa de ofrendas y una estela de falsa puerta, que suponían que comunicaba al difunto con el exterior.
Junto a la capilla, estaba el serdab, donde se guardaba la estatua del difunto, y que sólo se veía por una ranura.
La otra parte de la tumba era un pozo vertical que llevaba a la cámara funeraria, en la que se depositaba al difunto y su ajuar funerario. Posteriormente era sellada para evitar el pillaje.
En la V dinastía se empiezan a decorar las mastabas con relieves coloreados y a realizarse de mayor tamaño, con más estancias para culto del difunto y sus familiares. El primero en usar este modelo fue Ptahchepses, casado con una hija de Niuserre y personaje importante en la corte. Fue ampliando y decorando su mastaba a lo largo de su vida. Mastabas que siguieron el mismo modelo fueron la de Nebet, Idut y Mereruka, entre otras.
.

Mastaba de Mereruka

El esquema de mastaba en esta dinastía quedaría de esta manera: un pórtico de entrada, salas con pilares, almacenes, varios serdab, nichos para estatuas, sala de ofrendas y falsa puerta. Estarían muy decoradas con relieves, inscripciones y estatuas del difunto.

Marta Pérez (Akesha)

lunes, 8 de agosto de 2016

Arquitectura Religiosa en el Dinástico Temprano y el Imperio Antiguo

Arquitectura religiosa

De los templos del Dinástico Temprano o del Imperio Antiguo tenemos pocas noticias.
En representaciones en otros monumentos, arece ser que estaban hechos de adobe y materiales muy ligeros, por lo que desaparecieron en poco tiempo.
Los únicos restos que pueden verse son los templos solares construidos por los faraones de la V dinastía.
Userkaf inventó un tipo nuevo de construcción, dedicado a su culto después de su muerte: el templo solar. Se trataba de un patio con un altar de sacrificios, detrás del cual habría un mástil con un disco solar. Fue construido en Abu Gorab.
También en Abu Gorab, copia del que debió haber en Heliópolis, Niuserre construyó el suyo. Se trata de un recinto al que se accedía por una rampa, que daba a una terraza, en la que había un recinto bordeado por un muro, pero abierto a la luz. En el patio interior se alzaba una especie de obelisco de piedra llamado benben, y es el primer obelisco del que tenemos noticia.

Marta Pérez (Akesha)

viernes, 5 de agosto de 2016

Arquitectura Real y Funeraria en el Dinástico Temprano y el Reino Antiguo

ARQUITECTURA EN EL DINÁSTICO TEMPRANO Y EN EL IMPERIO ANTIGUO
.
Arquitectura funeraria real

 Las primeras tumbas reales que se conservan son las mastabas. Se trata de una construcción formada por un nivel subterráneo, al que se llegaba a través de pozos verticales que, una vez introducido el difunto y su ajuar funerario, eran cegados. La otra parte de la mastaba era la superestructura que, en los primeros reyes es sólo un túmulo de tierra, para transformarse pronto en una edificación de planta rectangular con fachada de adobes.
El interior de la mastaba imitaba la casa familiar del difunto, y en ella la familia depositaba sus ofrendas. Solía estar decorada con relieves pintados y en una de sus habitaciones se colocaba la falsa puerta, lugar por donde el difunto podría salir y entrar a la mastaba, junto con una mesa de ofrendas.
Con el rey Djoser se produjo un cambio radical en la construcción de tumbas, construyéndose una pirámide escalonada, completamente de piedra, diseñada por su arquitecto Imhotep en Sakkara.
Se trata de un recinto funerario rodeado por una muralla de 10´5 metros de altura. En su interior hay un patio norte, con el templo funerario y el serdab, y un altar solar. En el centro está la pirámide escalonada, y distribuidos por el complejo diversas capillas y otras construcciones.
Respecto a la pirámide escalonada, en un primer momento pretendió ser una mastaba, posiblemente construida por Sanajt-Nebka. Se construyó en varias fases, ampliando primero la mastaba, y superponiendo escalones a la vez que se ampliaba el ancho de la pirámide. Primero se e le añadieron tres escalones, y posteriormente otros dos. La cámara funeraria está bajo la pirámide a unos 28 metros de profundidad.
EL rey Huni, de la III dinastía construyó la Falsa Pirámide de Médium, fuera de la necrópolis de Sakkara. Las teorías más modernas coinciden en que la empezó como pirámide escalonada y su sucesor, Seneferu, la transformó en una pirámide perfecta, que se habría derrumbado, quedando la estructura que se ve actualmente.
Este mismo faraón construiría dos pirámides en Dashur: La primera es la pirámide romboidal, de 105 metros de altura, y con un cambio de pendiente. La segunda es la pirámide Roja, de 104 metros , con escasa pendiente, que es donde fue enterrado el faraón.
Su sucesor, Kheops, construyó la Gran Pirámide , perfecta y enorme, de 146 metros de altura, en la Meseta de Gizah. En esta pirámide, la cámara sepulcral no está en el suelo, sino dentro de la pirámide. Además de la pirámide, los arquitectos construyeron el templo alto, el templo del valle, las barcas funerarias, las pirámides subsidiarias y la necrópolis de personajes importantes de su reinado.
Esta pirámide tiene dos cámaras funerarias, una inferior, aunque dentro de la pirámide, y otra superior, que es donde está el sarcófago del rey, y donde debió estar su momia.
Junto a ella, la Pirámide de Kefrén, de 143 metros de altura. De este rey también se conservan en Gizah el Templo alto y el Templo bajo, unidos por una calzada. Junto al templo bajo se halla la Esfinge , con cabeza humana y cuerpo de león, con nemes y ureus, que está tallada en la roca natural y que posiblemente represente al faraón Kefrén.
A continuación, la Pirámide de Menkaura, con 65 metros de altura, la más pequeña de las tres. Igual que en otros casos, junto a ella el templo alto y el templo bajo o templo del valle.
.


En la V dinastía, las pirámides se van haciendo cada vez más pequeñas y con materiales de menos calidad.
Son ejemplo la pirámide de Sahuré en Abusir, y las de Userkaf y Unas en Sakkara.
En la pirámide de Userkaf, de solo 50 metros de altura, se encontró el sarcófago de basalto vacío del rey. En su lado sur se construyó el Templo Funerario. La entrada estaba en el lado norte, y daba acceso a un corredor que llevaba a una antecámara y a la cámara funeraria. La pirámide está en muy mal estado, ya que se utilizaron peores medios para su construcción, que comenzó a desmoronarse en cuanto se le cayó el revestimiento de caliza de Tura.
La pirámide de Sahuré, hermano de Userkaf, está muy deteriorada ya que se ha utilizado como cantera para extraer materiales. Tenía 50 metros de altura, y se usó, como base para su construcción, la pirámide escalonada, y recubierta por una capa de sillares. Junto a ella estaba su templo funerario.
La pirámide de Unas, la más pequeña de todo el Reino Antiguo, y la primera de la que se tiene noticia que estuviera decorada con los Textos de las Pirámides. Al igual que la de Userkaf, su núcleo era escalonado, y estaba recubierta por una capa de caliza. En la cámara funeraria se halla un sarcófago de basalto. Su templo funerario está muy deteriorado.
Las pirámides de la VI dinastía, todas ellas iguales a la de Unas, están decoradas con los textos de las Pirámides, y todos sus templos funerarios están inspirados en los de la V dinastía.

Marta Pérez (Akesha)

martes, 2 de agosto de 2016

PINTURA EN EL IMPERIO NUEVO III: RAMÉSIDAS

RAMÉSIDAS

 

Tras el fascinante período de Amarna, y durante el corto espacio de tiempo que precedió al arte ramésida, se fue volviendo paulatinamente al estilo de principios del Imperio Nuevo.

 Ramsés I funda la dinastía XIX. A partir de ahí, Egipto comienza a crecer y adquirir poder, hasta convertirlo en la siguiente dinastía (XX) en una saga de guerreros y grandes constructores.

 Al principio de la época de Seti I se da un estilo elegante que vemos en pospilares policromados del palacio de verano de este rey, en Ezbet Helmi, y que sirvió como centro de la ciudad de Pi-Ramsés, construida por Ramsés II.

 La escuela tebana de pintura llena las tumbas de Tebas de imágenes religiosas y representaciones del difunto, muy adornado con trajes y joyas.

 Un ejemplo característico es la tumba de Nefertari, Gran Esposa Real de Ramsés II, en cuyas figuras puede observarse una amplia paleta de colores y tonos, matizada por sombreados y oscurecimiento de diversas zonas para dar relieve y sensación de vida.

 

Nefertari jugando al Senet. Detalle de su tumba.

 

En el caso de la cara de la reina, se oscurecen los labios y las mejillas, y se marcan la línea de los ojos. La pintura muestra algunos restos de la libertad y la estética de Amarna, aunque adaptándose.

 Otras manifestaciones pictóricas a destacar, se dan en las tumbas de Senedjem en Deir El Medina (TT1), la de Inerka (TT359) o de Nakhtamon (TT335)

 En el Valle de los Reyes, las tumbas están decoradas con gran refinamiento, representando escenas del difunto con los dioses, o incluso textos de libros funerarios: Amduat, de las Puertas, de las Cavernas, de la Tierra, del Día, de la noche, de la Vaca Celeste, la Letanía Solar y la creación del Disco solar. Las más bellas las encontramos en la KV9 (Ramsés V/VI), KV6 (Ramsés IX, aunque deteriorada) o la Tumba de Seti I, además de la citada de Nefertari en el Valle de las Reinas. Y un largo etcétera que sería casi imposible reseñar sin nombrarlas todas.

 


Escena Libro de las Puertas. Tumba de Ramsés VI



Escena Libro de las Cavernas. Tumba de Ramsés IX

Escena Libro de las Puertas. Tumba de Seti I




Escena Libro del Amduat

 

El Imperio Nuevo fue la época más prolífica en pintura, especialmente en la decoración de tumbas del Valle de los Reyes.

 También es destacable la producción de ostracas u ostracones, fragmentos de piedra o cerámica usados para hacer inscripciones, bocetos y dibujos. Aunque esta técnica se utilizó durante toda la historia de Egipto, el mayor número de descubrimientos de ostracas se ha realizado en Deir El Medina en este período. Los temas eran muy variados, desde simples bocetos o dibujos de rostros y animales, hasta representaciones satíricas o de fábulas.

 Marta Pérez (Akesha)